sábado, 20 de março de 2010

NUEVA TRAGEDIA EN EL PIRINEO

Un montañero fallecido y dos graves tras ser sorprendidos por un alud cerca de Candanchú.

La avalancha, que se produjo por causas que se desconocen, sepultó a dos de los deportistas y el tercero pudo avisar al 112. Otros cuatro alpinistas que estaban en la zona salieron ileso.

La montaña altoaragonesa se cobró ayer la quinta víctima del año. Julio César Ábalos Díez, un escalador madrileño de 36 años, fue sepultado por un alud en el corredor del Pico del Águila, cerca de Candanchú. La avalancha también alcanzó a sus dos compañeros de cordada que resultaron heridos graves, pero que pudieron dar la voz de alarma. Otros cuatro deportistas que se encontraban en la zona salieron ilesos.



A las 12.00, un hombre alertaba al 112 de que un alud había sepultado a sus dos compañeros de cordada cuando ascendían el corredor del Pico del Águila (Canfranc), una zona de escalada a la que se accede desde el cuartel militar de Rioseta. "Iban encordados y justo cuando comenzaban la escalada les sorprendió el alud", relató el teniente Sergio Rodríguez, jefe del equipo de la Guardia Civil de Montaña de Jaca, quien añadió que de momento se desconoce cómo se desencadenó. "Lo estamos estudiando y todavía es muy precipitado dar un motivo", añadió.

A pesar de la fuerza de la avalancha, que se desprendió 400 metros más arriba de donde se encontraban los montañeros y que tenía una lengua de 30 metros de ancho, uno de los alpinistas, Juan B. S. de 47 años y vecino de Segorbe (Castellón), pudo escapar. El golpe de la nieve le produjo diversos politraumatismos que le impedían moverse, pero pudo avisar a los equipos de emergencia.

Enseguida se personaron en el lugar diez agentes de Jaca y Panticosa, el helicóptero y un guía con su perro, todos ellos de la Guardia Civil, además de tres trabajadores de la estación de Candanchú entre los que se encontraba un médico. "La rápida intervención ha hecho posible que localizáramos con vida a la mujer", comentó el teniente de montaña. Se trata de María Paz G. R., de 33 años y vecina de Madrid, quien estaba semisepultada cuando llegaron los socorristas. "Le hemos ayudado a quitar la nieve -informó el teniente- y la hemos atendido de inmediato porque presentaba síntomas de hipotermia y diversas contusiones".

Sin embargo, los equipos de rescate nada pudieron hacer "ante la fuerza de la naturaleza" y el tercer miembro del grupo de montañeros, Julio César Ábalos, falleció. El cuerpo sin vida del deportista fue trasladado al tanatorio de Jaca, mientras que sus dos compañeros fueron llevados a diversos centros sanitarios. La mujer fue evacuada en helicóptero al hospital Miguel Servet de Zaragoza. Según informó el Salud, ingresó en la UCI con pronóstico grave, aunque su vida no corre peligro. Su compañero, Juan. B. S., que presentaba una rotura de fémur y luxación de cadera, fue evacuado en ambulancia hasta el hospital San Jorge de Huesca, donde quedó ingresado.

En el corredor había otros cuatro montañeros, que ya casi habían alcanzado la cima cuando se desencadenó el gran alud. "Salieron a primera hora, estaban arriba del todo, a unos 500 metros del suceso y no han podido apreciar lo que sucedía", concluyó Rodríguez

Fuente: http://www.heraldo.es/noticias

Por: M.Marques
miltonmarques@meridies.com.ar