quarta-feira, 10 de março de 2010

NUEVA VÍA A LAS TORRES DEL PAINE

Los austriacos Hansjörg Auer y Much Mayr han escalado una primera a la Torre Central del Paine, en Patagonia; una vía de 750 metros y 7b.

En enero de 2010 los austriacos Hansjörg Auer y Much Mayr han conseguido escalar Waiting for Godot (750m, 7b) una línea nueva que sube por la cara este de la Torre Central del Paine.La ruta discurre por la línea que sube desde el collado entre las Torres Norte y Central, y es según Auer, una de las más intensas experiencias vividas hasta la fecha. Publicamos a continuación un extracto del diario de Auer, que podeis leer junto con una entrevista en planetmountain

Pusimos la alarma a las 6.00am. Una pérdida de tiempo. El sonido de la lluvia cayendo nos despertó hace casi una hora. Debe ser una broma, nos toca esperar otra vez...Esperar a nuestra última oportunidad. De repente, sobre las 9:30, el sol aparece entre las nubes. Saltamos a nuestras frías y mojadas botas, y nos vamos. Debemos ser rápidos

Usamos las cuerdas fijas para llegar sobre las 11h al punto más alto alcanzado ayer. El siguiente largo parece bastante roto. Much va en cabeza. Desaparece tras un pequeño pilar, y después oigo un grito. Un enorme bloque estalla justo al lado de él, y un trozo le golpea el muslo. Es afortunado, el incidente sólo se salda con pantalones rotos y ligeras contusiones.

Sigo yo. Un sistema de fisuras off-width desplomado de 80 metros nos permite progresar hacia arriba. Entonces, oímos un silbido, y varios metros cúbicos de hielo golpean la reunión de abajo. (...)

Much lidera el último largo. Lucha con la exigente fisura taponada por el hielo, y desaparece por la cara oeste. Lo hemos hecho, son las seis y media, y saboreamos el momento. La tormenta y el viento que se aproximan no pueden ya hacernos nada...

Rapelamos con las últimas luces, y Much intenta poner el punto rojo al largo de 7b, que no hemos podido liberar previamente. De vuelta en las hamacas, llenamos nuetras tripas, y jugamos a las cartas hasta bien entrada la noche. Nuestra mente estaba descontrolada, lo que habíamos experimentado era profundo...

Las siguientes 24 horas nos exigirán todo lo que somos capaces de dar. El tiempo empeoró al instante, y nos encontramos de golpe justo debajo de una pequeña cascada de agua. Durante horas, el agua cayó por la pared , pasando por nuestras hamacas.(...) Bien entrada la tarde decidimos que era momento de salir de allí lo antes posible. Las hamacas literalmente rebosaban de agua. HIcimos los petates en medio de la cascada y rapelamos. Finalmente, alcanzamos el glaciar y nuestro campo de altura. Estábamos cansados, vacíos y desgastados.
Al día siguiente empezó a nevar de nuevo. Continuamos descendiendo, cada uno hizo el camino de bajada dos veces, y nos alegramos cuando Hannes vino a nuestro encuentro. Había estado preocupado en El Chalten, ya que nadie sabía donde estábamos, todos pensaban que nos habíamos ido a Puerto Natales.

Fonte: http://www.landher.net/es

Milton Marques
contato@miltonmarques.com