terça-feira, 23 de fevereiro de 2010

Refugio Juan Javier Neumeyer

Foto: Milton Marques
El Refugio Juan Javier Neumeyer, construido por el español Manolo Puente Blanco, se inauguró el 19 de diciembre de 1971. Para ese entonces, el camino no existía. Los materiales se acarrearon con Jeeps, por precarias huellas; en los que con gran pericia de los conductores sorteaban los obstáculos. Recién pocos años más tarde, con la inagotable perseverancia de Manolo se consigue el dinero para construir el camino. Manolo estaba trabajando para el Club Andino Bariloche, y construía esta infraestructura sobre la idea de hacer del cerro Challhuaco y sus alrededores un centro de esquí. Pertile, Lantschner y Jerman, recorrieron la zona y prepararon el proyecto del centro de esquí. Las obras del Refugio se llevaban a cabo con partidas de dinero muy escasas. Una construcción de tal superficie sería imposible construirla con el mismo presupuesto en el radio urbano. El edificio original, hecho con hormigón simple, y madera, contaba con comedor, cocina, baños y pieza para el refugiero en planta baja y dos dormitorios bajo el techo aprovechado.

Hasta 1985, como la mayoría de los Refugios del C.A.B. funcionó de octubre a abril. En los últimos años, por la facilidad de acceso fue robado, a pesar de los barrotes que se amuraron frente a las ventanas. El hundimiento de cimientos tras el invierno del '84 hacía peligrar la existencia del edificio. En l985, se produce un cambio importante para el funcionamiento del Refugio, y para las modalidades turísticas de Bariloche. Con una creativa idea de Cristian Kindt, y el apoyo de su socio Jorge Campos, presentan un proyecto de explotación del Refugio durante todo el año. Este proyecto era la solución a los robos. Las obras realizadas, son aún hoy, un importantisimo refuerzo a la estructura del edificio, muy castigado con las grandes nevadas del invierno de l984.

Foto: Milton Marques
Para su explotación, crearan la excursión invernal "Safari Blanco" y el resto del año "Safari Verde". Las excursiones adquieren un gran auge, y el Refugio se convierte en un salón comedor para dichas excursiones. Otra innovación importante sucede en l991, Fabian Eiras comienza la práctica del esquí de fondo en el Valle. La fachada actual de la cabaña consta del viejo edificio y de la ampliación construida en madera durante 1993 por el concesionario Marcelo Corengia. En la ampliación hoy funciona un comedor y su respectivo kiosco, y en el edificio viejo un comedor cocina, baños con ducha, y en el techo la pieza del refugiero y un gran dormitorio. El público visitante, sigue siendo el de la excursión, ya no solo por todo el día, sino también en medio día, y también se vuelve a utilizar las instalaciones como Refugio, para los montañeses, mochileros o simplemente para quienes disfrutan de la naturaleza o una noche en un lugar tranquilo.
En el invierno se puede practicar las modalidades básicas de moverse sobre la nieve. Esquí nórdico, esquí de travesía, caminar con Raquetas, o simplemente caminar. El resto del año se aprovechan las picadas y el camino para caminar o andar en bicicleta. También hay quienes solamente se acercan para disfrutar del lugar.

Accesos

Saliendo de Bariloche, por la calle Clemente Onelli, hacia la ruta 258, que se dirige a El Bolsón y sur del país, y transitando la ruta 2.7 km llegamos a un cruce. Girando a la izquierda, comienza un camino empedrado que nos llevará hasta el Refugio. Antes de continuar se puede parar en este cruce y disfrutar del entorno. Estamos rodeados de un hermoso paisaje montañoso. Comenzando por el cerro Otto a la derecha y lo suceden hacia la izquierda, el cerro Catedral, cerro Ventana, cerro Meta, cerro Ñireco y cerro Carbón. En días despejados se puede apreciar el hueco que le da el nombre al cerro Ventana. Está ubicado sobre el filo de la montaña, en el punto donde ópticamente se junta dicho cerro con el cerro Catedral.
Otro accidente interesante del paisaje se encuentra sobre el cerro Carbón. Un arco de piedras, se identifica claramente a lo largo y alto de toda su cara noroeste. Nos hace acordar a la teoría de las tectónicas de placas, mediante la cual se respalda la formación de la cordillera de Los Andes. Con poca fantasía, podemos imaginar que alguna vez ese enorme arco de piedras fue plano. Desde este mirador, se puede observar el valle formado entre el cerro Carbón y el cerro Ñireco. Se llama valle del Challhuaco, y es precisamente adonde vamos. "Challhuaco" es una palabra indígena que se traduce por "arroyo del pescado". 14 km de un camino consolidado nos separan del Refugio Juan Javier Neumeyer. Este camino termina en la playa de estacionamiento frente al Refugio.

Los atractivos que se describen a continuación tienen como referencia km desde este cruce. (poniendo su cuenta kuilómetro en 0 en este cruce, podrá precisar los mismos). Recorremos una planicie de unos 3 km, denominada Pampa de Huenuleo (proviene del idioma de la tribu indígena Mapuche, y se traduce como La Vía Láctea). En la margen izquierda del camino nos viene acompañando el río Ñireco, que se forma por la confluencia de los arroyos Challhuaco y Ñireco. (aprox. en el km 3,5). El primer puente que pasamos se construyó sobre el arroyo Ñireco, pocos metros antes del Club de Campo Cerro Carbón. Este arroyito, provee de agua potable a la ciudad de Bariloche, ya hace muchos años. El club de Campo cerro Carbón van a ser el último asentamiento humano hasta el Refugio. Cruzando el puente, ya estamos en el Parque Nacional Nahuel Huapi del cual disfrutaremos durante toda nuestra estadía en el valle. Continuando nuestro paseo cruzaremos varias veces el arroyo Challhuaco, dado que el camino recorre el fondo del valle. Antes de los puentes Mellizos, km 9, hay una zona de acampe y Pic-Nic. Bajo el primer puente fluye el arroyo Verdadero Challhuaco, y bajo el segundo el Falso Challhuaco. Al llegar al km 11, el paisaje cambia, ya que ingresamos a un bosque de Lengas. Ya hemos ascendido hasta los 1.050 metros sobre el nivel del Mar. Desde aquí al Refugio, a 1320 m.s.n.m es sin duda el trayecto más hermoso que en cada estación brinda un encanto diferente muy representativo a cada una de ellas.

Comodidades del refugio

Dormitorios: Para 30 personas con colchones, frazadas y sábanas (para alquilar) y con la posibilidad de dormir hasta 50 personas.
Cocina: Además de una cocina como en todos los refugios, una parrilla grande cubierta, con un anafe doble y pileta. Como en todos los refugios, se puede hacer uso de la cocina, o de la parrilla, o pueden encargar comidas preparadas. La cocina cuenta con lo necesario para preparar y servir a 60 personas.
Comedor: El refugio cuenta con dos comedores, uno de 50 -60 personas y uno de 20.
Calefacción: En cada salón hay una salamandra
Baños: El refugio tiene dos baños humildes. El de damas con dos inodoros y ducha. El de caballeros con mingitorio, inodoro y ducha. El termotanque a gas, garantiza el agua caliente.
Luz: La microturbina hidroeléctrica genera 12 volts, para todos los recovecos y una radio grabadora que nos brinda compañía musical.
Distracciones Juegos de mesa, como ajedrez, cartas, etc. Revistas y libros. Instrumentos musicales

 El amancay adorna los bosques del valle del Challhuaco durante los meses de enero y febrero.
Es esta una planta perenne rizomatosa de tallo alto, hojas angostas, líneas elípticas, color amarillo dorado, a veces rojo anaranjadas. Su fruto es una cápsula deshiscente. Orla los bosques y crece en los altos lengales. Su nombre científico es Alstroemeria aurantaca.

Lista de Precios - Temporada 2007-2008
Los socios con cuotas al día gozan del beneficio de tres pernoctes y uso de cocina sin cargo por mes. En las comidas un 20% de descuento.
  • Derecho de refugio $5.-
  • Derecho de cocina $10.-
  • Pernocte (en el suelo abajo) $25.-
  • Excursión $130.-
  • Gaseosa $5.-
  • Agua Mineral $3.-
  • Comida $14.- a $24.-
Concesionario:
Clemente Arko -WEB: www.eco-family.com/chalhuaco

Por: Milton Marques
Email: miltonmarques@meridies.com.ar