quinta-feira, 25 de fevereiro de 2010

Otto Meiling

"Donde hay voluntad hay camino"
 
  Refugio Berghof
Nació en Alemania en 1902. Desde chico fue un hábil gimnasta, que soñaba con trabajar de leñador. Luego de trabajar duramente en Buenos Aires, en 1930, llega a la localidad de Pilcaniyeu (entonces "Punta de Rieles"), y se traslada a Bariloche (subido a una camioneta de Primo Capraro). Si bien, había pensado en otros lugares sureños, para instalarse, la moneda ya había sido echada, y el lugar, era éste.
Al llegar a estas tierras, quedó perdidamente enamorado de sus cumbres vírgenes e impenetrables bosques. Su montaña predilecta fue el Cerro Tronador, cubierto de sus hielos eternos, grandes pedreros y su techo todavía no alcanzado. Otto, deseaba ser el primer hombre en coronarlo.
Durante uno de sus primeros inviernos en la comarca, al ver a un señor desplazarse en esquíes, se empeñó en conseguir un par para practicar él. Tenia un gran estado físico y mucha habilidad, por lo que no encontró grandes inconvenientes para su desenvolvimiento. Este señor, era el Dr. Juan Javier Neumeyer que, venido de Europa, no se adaptaba a su Santa Fe natal. Había también otro entusiasta: Reynaldo Knapp. Este trío de esquiadores, que luego pasaron a ser montañistas, al recorrer cerros como el López, Capilla y Bonete entre otros, por iniciativa del Dr. Neumeyer, forman el Club Andino Bariloche, fundado el 13 de agosto de 1931.
El 29 de enero de 1934 Hermann Claussen alcanza la cima del Tronador, solo, a las 22.00 hs. (Tiempo después Meiling sería el segundo, también en solitario). El 9 de febrero de ese verano unos italianos llegan a Bariloche y avisan que cinco días antes dos de sus compañeros habían sido sorprendidos por un temporal en el Tronador y no habían vuelto. De inmediato se formó la primera comisión de auxilio: Claussen y Meiling los buscaron sin hallarlos.
Varios oficiales del ejército eran enviados a la Escuela de Esquí del C.A.B. donde dos futuros presidentes fueron alumnos de Meiling: Farrell y Perón.
El Cerro Otto se llama así por Otto Goedecke, uno de los primeros pobladores que formó su chacra en esos faldeos. Con esfuerzo, Meiling compró a plazos un terreno en la ladera a Benito Book, dueño de la chacra Melipal, que se extendía hasta el filo. En ese predio construyó su casa particular "Bergfried'n" (Paz de montaña), el refugio, primero llamado "Bergfreude" (Alegría de montaña) y posteriormente "Berghof" (Vivienda de montaña), dos bungalows y un taller.

 Mirador del Refugio Berghof 
En 1935 junto a Heriberto Tutzauer fundan la primera fabrica de esquíes de Sudamérica. El refugio y el taller se constituyen en la primer escuela y fábrica (llamados Tronador).
Sus años transcurren como profesor y guía de montaña, aunque priorizaba sus metas en la montaña. Pocas veces fueron las que sus obligaciones, impidieron llevar a cabo sus sueños andinísticos.
En 1944 se casó con Carlota Augusta Fitzki, dama vinculada a la sociedad bonaerense que vivía con su familia en las faldas del cerro. Pero ella no se adaptaba a la austera vida de montaña y prefería vivir abajo en la ciudad, a la que Otto, con un juego de palabras llamaba "Barrio loco"; y ese matrimonio no tuvo buen fin.

En 1948 guía a la cumbre del Pico Principal a un grupito de jóvenes: Memelsdorf, Heller y Barón, que luego fundan el C.A.B.A. 
Tenia una vida muy sencilla. Disponía de una huerta de la cual se autoabastecía. Comía sana y frugalmente. Su casa es simple, pero bien instalada y muy acogedora, sin luz eléctrica ni teléfono, una cocina económica para cocinar y calentar la serpentina de un tanque de agua. Vivía "...lo suficientemente arriba para no ser molestado".
Recorrió el Parque Nacional Nahuel Huapi en todas direcciones, atravesando la mayoría de sus cumbres y bautizando a varias de ellas. Cerros como el Inocentes, Navidad y Tres Reyes, nos hablan de las fechas en que fueron coronados. El cerro Meta alude a la latita del alcohol Meta con la que hizo una cueva.
Formó parte de la expedición al San Valentín (ver nota en www.alborde.com.ar). Escaló en las Torres del Paine marcando rutas para que otros consagraran sus cumbres. Escaló el Balmaceda. Cruzo la Cordillera de Los Andes en canoa, por el curso del Río Manso hasta el Pacifico. Publicó la primer Guía del Parque. Colaboró personalmente en la construcción de varios refugios.
En 1960 se casa con Erika Reineck, separada y con hijos de su amigo Herbert Wechler, y tampoco prospera.
Cuando el Club Andino crea la Escuela de Montaña, la organiza en tres grupos por edades: Águilas, Pumas y Cóndores. Otto Meiling se ocupa de los chicos de once y doce años de edad; Carlos Sontag de los más chicos y Hanni Hribar de los más grandes. El primer verano fue en 1967 y desde octubre de 1968 la Sra. Dolly Frey ofrece a la escuela su pileta de "La Lonja", propiedad situada bordeando el río Limay, después del Anfiteatro.
 "En el ’71 ó ’72, de campamento en ‘La Lonja’ estaban los padres reunidos en el lugar para el fogón y los chicos teníamos que traer antorchas con el fuego desde distintos lugares y encenderlo. Yo tenía que venir desde un kilómetro, y me caí y me quebré la tibia. Como no aparecía me fueron a buscar, y Otto me cargó a caballito, y al llegar a un arroyo donde había piedras para cruzar, él se metió y pasó andando por el agua. Al llegar al fogón me atendió el Dr. Goodman y me derivaron a Bariloche."
Goldy Baratta
Veintiún veces veces subió Meiling al Pico Principal (o Anon) del Tronador (además de unas 60 excursiones por sus glaciares y picos secundarios). La última vez fue en febrero de 1981, con casi ochenta años de edad. Con Dinko Bertoncelj salieron un miércoles al mediodía a Pampa Linda donde llegaron en auto a la tarde y subieron al refugio. Se levantaron a las cuatro de la mañana y subieron acompañados por el refugiero Johnny Puente que no quiso perder la ocasión. Al mediodía estaban en la cumbre, a las cuatro de la tarde de vuelta en el refugio, tomaron algo caliente y siguieron para abajo hasta el auto. A las diez de la noche Otto estaba de vuelta en su casa del cerro.
En 1984 sube por última vez al Refugio Frey, muy concurrido. No le incomodó el reconocimiento de los allí presentes, pero pese a la insistencia del refugiero, a la hora de dormir prefirió bajar a la tranquilidad del refugio "Piedrita".
Siendo muy mayor y retirado de las grandes expediciones, realizaba paseos por su querida comarca, con esquíes en invierno o andando en verano. Él quiso desarrollar las pistas del Cerro Otto, donde enseñó no sólo a esquiar sino a vivir en la montaña. Así no solía ir al Catedral, donde se sentía como un extraño en su propia tierra.
Su refugio Berghof lo dona al Club Andino para que siga teniendo el mismo uso después de él.
Fallece el 11 de agosto de 1989 a los 87 años de edad. Sus restos reposan ladera abajo de su Bergfried’n, dentro de un silencioso bosque, aislado de los ruidos de la ciudad que se extiende al pie del cerro.
Si dicen que las almas van al cielo, pareciera que la suya aún permanece ahí, inmersa en la paz del lugar, donde los únicos sonidos son los de la naturaleza.

"Era un tipo muy vital, por eso para mí y para varios, su muerte nos tomó de sorpresa. Falleció uno o dos días antes del cumpleaños del club. Yo estaba en el Catedral dando clases, y se suspendieron las clases y se hizo el velatorio. Fue muy emotivo. Él ya tenía elegido el lugar para que lo sepulten. Yo se lo había oído decir.
Fue un entierro diferente. La gente se juntó, vino la banda y tocó un responso frente al Club Andino desde donde salimos. Lo llevamos en vehículo hasta su casa del cerro. Desde la entrada hay varios metros hasta la tumba. Recuerdo que al pasar frente a su casa estaba Vojko Arko haciendo tañir la campana que tiene en el frente. Estaban sus compañeros de montaña y también gente que casi ni lo había conocido; vino toda la escuela de esquí... Son cosas que quedan grabadas."
Goldy se emociona con el recuerdo
* Goldy Baratta es Instructor de Esquí y de la Escuela de Montaña del CAB. Fue alumno de esa escuela cuando se creó. Durante su servicio militar le encargaron realizarle un reportaje a Meiling, especialmente en relación con la fabricación de esquíes, lo que lo tuvo tres días viviendo en su casa. Luego, casado y con hijos, pasaba frecuentemente a visitarlo y charlar en su casa del cerro. El padre de Goldy también fabricó esquíes (marca Albor).

La casa de Otto está como si él estuviese por volver en cualquier momento. Las pantuflas al lado de la cama, sus libros, revistas y recortes de diarios, un esquí a medio hacer, las pilas de leña que había juntado...
Flavia Torricelli fue refugiera allí, y si bien no lo conoció en vida, por haberse ocupado de armar la casa-museo quizás hoy lo conozca más que muchos.
Agradecemos al refugiero Cacho "Cachazo" y sus amigos su cordialidad y por abrirnos las puertas de la casa-museo.
  • Investigación y texto: Paulo Martín Szhewarek Bertola y Santiago Storni.
  • Reportaje a Goldy Baratta*, por Santiago Storni.
  • Fotos Meiling (inéditas): Carlos Basso, Goldy Baratta y Flia. Lamunière.
  • Fotos sitio actual: Santiago Storni
  • Colaboró: Luis Badino Lynch.
  • Bibliografía: "Otto Meiling, un pionero de Bariloche", de Vojko Arko.
  • Edición: Santiago Storni. 
Fonte: http://www.alborde.com.ar/monta/monta106.htm

Por: M.Marques
Email: miltonmarques@meridies.com.ar