domingo, 21 de fevereiro de 2010

Verano en Bariloche

Chaquetas Amarillas en el Sur


Son los días de mayor proliferación de chaquetas, período que arranca a mediados de febrero. Atento a la inquietud de numerosos vecinos y lectores interactivos, el siguiente informe da cuenta de las características generales de la peligrosa avispa afincada en la región, algunas formas de prevención y métodos para erradicarlas. Aunque para esto último habrá que esperar hasta el estío.

Corría el año 1980 cuando fue observada por primera vez en nuestro país, cerca de Chos Malal, Neuquén. Desde entonces, se convirtió en una gran molestia para turistas y residentes, cuando el tiempo lindo permite disfrutar de las actividades al aire libre. Se trata de la chaqueta amarilla, una avispa social, originaria de Eurasia y norte de África que invadió, además de nuestro país, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Australia, Estados Unidos, Canadá y Chile.

Según señala la lic. en Biología Paula Sackmann, investigadora del Laboratorio Ecotono (Centro Regional Universitario Bariloche, dependiente de la Universidad del Comahue) y Laboratorio de Ecología de Insectos (INTA EEA Bariloche): No es cierto, como se cree vulgarmente, que esta especie haya sido introducida en la Patagonia para controlar poblaciones de otras especies de insectos. Es muy probable que haya invadido naturalmente nuestro país desde Chile, atravesando los pasos cordilleranos bajos al norte de Neuquen. Desde entonces ha invadido gran parte de la Patagonia, desde el NO hasta el norte de Santa Cruz . También existen menciones de su presencia en el sur de Mendoza y en la costa atlántica patagónica.

Según un trabajo elaborado por Sackmann y el dr. Juan C. Corley, del Laboratorio De Ecología De Insectos Inta Bariloche, en la Patagonia, el promedio de nidos por hectárea en bosques modificados de coihue es de 3.4, lo que implica que haya unas 6000 avispas por hectárea en el pico de la temporada. En algunas áreas, la densidad de nidos puede ser mucho mayor.

Existen dos formas de reducir la abundancia de avispas:

1) encontrando y destruyendo sus nidos.
2) usando cebos tóxicos. La ventaja de los cebos tóxicos es que no es necesario encontrar los nidos, ya que las avispas obreras llevan el veneno hasta el nido. Ambos métodos alivian el problema de la chaqueta amarilla localmente y sólo durante el verano en que se realice el tratamiento. El área tratada en un verano será con seguridad invadida por avispas reinas en la siguiente temporada. Además, durante un mismo verano, las avispas de las áreas vecinas no tratadas con cebos tóxicos invadirán el área tratada en busca de alimento.
Detección de nidos

La búsqueda de los nidos debe hacerse al amanecer o al atardecer, según explican los investigadores, ya que el ángulo de incidencia de la luz del sol hace más visibles las avispas y así se puede descubrir su vuelo hacia el nido.

Por otro lado, en estos horarios el flujo de avispas es más intenso. En cuanto a la ubicación, generalmente, los nidos subterráneos de la chaqueta amarilla están en lugares soleados, con pendiente y reparados del viento.

Los nidos estructurales (construidos en paredes o techos) son más fáciles de detectar al inicio de su construcción (en diciembre o en las primeras semanas de enero), que los nidos subterráneos. Es conveniente destruirlos en ese momento, cuando hay pocas avispas.

La destrucción de nidos debe hacerse de noche o antes del amanecer, momento en que las avispas se encuentran en su mayoría dentro del nido y el nivel de actividad es más bajo. Es importante también protegerse la cara y las manos.

En nidos subterráneos se puede aplicar algún combustible como el gasoil (usar los menos inflamables) o un insecticida líquido por la entrada del nido, tapándol aluego con un trapo embebido en combustible o veneno. Es importante NO ENCENDER el combustible, ya que los vapores por sí solos son suficientes para matar las avispas. Otra posibilidad es colocar en la entrada del nido veneno para hormigas en polvo, en este caso la entrada del nido no se tapa. Posteriormente, se debe controlar el acceso de niños y animales al sitio tratado debido a la alta toxicidad de muchos de estos venenos.

Los nidos estructurales son más difíciles de eliminar. Puede hacerse mediante la aplicación de algún insecticida en aerosol por la/s entradas del nido. Los mejores, más potentes y de mayor poder residual son los aerosoles mata cucarachas y hormigas.

Uso de cebos tóxicos
De acuerdo con información suministrada en un folleto explicativo, por el dr. Juan C. Corley y la Lic. Paula Sackmann, del Laboratorio De Ecología De Insectos Inta Bariloche, el uso de cebos alivia el problema localmente y sólo durante el verano en que se realice el tratamiento.

El Laboratorio de Ecología de Insectos del INTA Bariloche, realizó experimentos usando cebos tóxicos durante el verano 2000 y 2002 y como resultado la abundancia de avispas se redujo en un 80% y 86% respectivamente.

Se los debe colocar cuando el número de avispas comienza a aumentar (usualmente desde principios de febrero hasta mediados de abril). Antes de principios de febrero este método generalmente fracasa porque la demanda de proteínas de la colonia aún no es importante.

Es necesario tener en cuenta que el cebo no debe ponerse durante un día de lluvia ni en los dos días posteriores.

Es importante medir la atractividad del cebo que se va a utilizar antes de colocarlo. "Para ello colocar una cucharada de carne picada en al menos 5 estaciones de alimentación en el lugar donde se desea reducir la abundancia de avispas. Si después de una hora se ve en promedio, menos de una avispa por estación, no vale la pena colocar los cebos tóxicos en ese momento" -explican.

Se puede probar la atractividad de otros cebos como el atún (al natural y no muy desmenuzado), pero nunca usar cebos a base de hidratos de carbono (miel, dulces, jugos de fruta, fruta, etc.) porque también atraen a especies de insectos benéficas para el hombre.

Si cuando se prueba la atractividad de la carne picada el número de avispas es bajo se puede hacer un pre cebado, que consiste en poner cebos sin venenos durante unos días previos.

En cuanto a las estaciones de alimentación, los investigadores recomiendan usar botellas plásticas de 0.5, 1 o 1.5 litros con ambos extremos cortados (se obtiene un cilindro del cual las avispas entran y salen libremente).

Se las debe fijar en forma horizontal en árboles o postes de manera que no se muevan con el viento (la cinta adhesiva "silver tape", alambre y/o clavos pueden ser muy útiles para este fin). Los cebos se deben colocar elevados, y fuera del alcance de los niños y animales domésticos.

Además, para evitar la ingestión del cebo por parte de aves o animales domésticos se pueden cubrir las botellas con una malla que sólo permita el acceso de las avispas.

En caso de contacto del tóxico con la piel o con los ojos se deben lavar inmediatamente con abundante agua durante 15 minutos por lo menos. Si el tóxico es ingerido se debe tratar de inducir el vómito. En ambos casos buscar ayuda médica.


Para no ser picado

Las chaquetas amarillas pueden ocasionar serias picaduras, que en el caso de personas alérgicas pueden concluir en su hospitalización.

Algunas medidas de prevención son:

1) No esperar a que la abundancia de chaquetas sea alta (marzo) para aplicar medidas de control, comenzar en diciembre.
2) No dejar bolsas de residuos y desperdicios expuestos, ya que esto atrae a las avispas.
3) En épocas de gran abundancia de avispas, al comer al aire libre se debe prestar especial atención a lo que se lleva a la boca, dado que las avispas suelen posarse sobre los alimentos y bebidas y no se espantan fácilmente.
4) Evitar caminar descalzo (en particular los niños) en áreas de alta densidad de avispas.

Preguntas frecuentes

¿Que diferencias existen entre las avispas chaqueta amarilla y las abejas?

Las avispas no colectan polen, las abejas sí.
Las avispas no almacenan alimento en sus colmenas, las abejas sí.
Las avispas no producen miel, las abejas sí.
Las avispas construyen sus nidos con pasta de papel, las abejas con cera que ellas producen.
Las piezas bucales de las avispas están preparadas para masticar alimentos mientras que las de las abejas están diseñadas para lamer líquidos.
Las avispas pueden picar más de una vez, ya que tienen un aguijón liso mientras que las abejas pueden usar una sola vez su aguijón.
Las abejas poseen un cuerpo recubierto de pelos, mientras que las avispas no; lo que les da un aspecto más brillante y colores bien definidos.

¿Qué es el veneno que inyectan las avispas?
El principal componente del veneno es una proteína y es la que causa la alergia en la gente. Otros componentes son una sustancia similar a la acetilcolina, histamina, serotonina y otro péptido que causa contracciones débiles en el músculo liso, baja la presión arterial y aumenta la permeabilidad capilar.

¿Por que las avispas pican a la gente?
Las avispas raramente pican si no son provocadas, en general usan su aguijón para defenderse o inmovilizar sus presas. Las picaduras a la gente suelen ocurrir cuando uno intenta espantarlas o cuando se está comiendo. Las avispas también pican al defender sus nidos. Cuando el nido es disturbado las avispas vuelan produciendo una frecuencia especial de batido de alas que estimula a otras avispas a salir del nido y atacar. Las avispas atacan a los intrusos en un radio alrededor del nido de unos 7 metros, prestando especial atención a los objetos que se mueven.

Su agresividad no parece ser constante durante el verano, ¿esto es así?
Al final del verano, se tornan más agresivas posiblemente por la combinación de señales externas e internas, que les indican el fin de su ciclo, la menor abundancia de alimentos (menos insectos, en especial larvas) y la mayor demanda del nido que comienza a producir reinas y zánganos.

¿Qué tan grande llega a ser una colonia?
Una colonia llega a tener unas 6000 obreras en el pico de la temporada. A veces ocurre que los nidos no mueren durante el invierno y esas colonias pueden llegara ser mucho más grandes que lo normal en la siguiente temporada.

¿Que animales se comen a las avispas?
En su área de distribución original otros invertebrados depredan sobre las avispas (arañas, otras avispas, moscardones, etc.), también aves (al menos unas 24 especies) y mamíferos. En general los mamíferos destruyen los nidos. Una razón del éxito de las avispas en las zonas invadidas es que carecen de predadores.

¿Pican o muerden?
Son capaces de ambas cosas pues poseen mandíbulas poderosas y el aguijón conectado a la glándula del veneno. No obstante la picadura es la acción más problemática para nuestras actividades al aire libre.

¿Comen tijeretas y tábanos?
En los muestras de dieta obtenidas por el Laboratorio de Ecología de Insectos, INTA Bariloche, se encontraron tijeretas pero no tábanos. La ausencia de tábanos en la dieta de la chaqueta probablemente se deba a una falta de coincidencia temporal, cuando los tábanos son abundantes las colonias de avispas son aún muy pequeñas.

¿Cómo se las combate en otros países donde han invadido?
Las chaquetas son un problema en algunos países que ha invadido, particularmente en Nueva Zelanda en donde se ha llevado adelante mucha investigación sobre su control. Allí, han realizado intentos de manejo con avispas parásitas, hongos entomopatogenos (patógenos de insectos) y lo que se conoce como Caballos de Troya, organismos que las avispas no reconocen como enemigos (ej algunas bacterias) y así doblegan las notables conductas de defensa e higiene de las colonias. A escala de corto plazo y más local, utilizan cebos tóxicos con una variedad de venenos, especialmente fenilpirazoles como los utilizados en la Patagonia.

¿Son peligrosas?
Las avispas pueden ser peligrosas para personas alérgicas, a quienes su veneno puede provocar un shock anafiláctico y hasta la muerte. Además, en personas no alérgicas se puede ir produciendo una sensibilización con las sucesivas picaduras.

Para mayor información sobre detección y destrucción de nidos o uso de cebos tóxicos, Dr. Juan C. Corley y Lic. Paula Sackmann. Laboratorio De Ecología De Insectos, Inta Bariloche: 02944-422731, www.inta.gov.ar/bariloche

Por: M.Marques
Email: miltonmarques@meridies.com.ar