sábado, 6 de março de 2010

Las víctimas del Mercedario

El cuarto pico más alto. El Mercedario es el cuarto pico más alto de Latinoamérica con 6.770 metros de altura. Y es el segundo atrás del Aconcagua con 6.959 metros. Pero el ascenso al cerro sanjuanino es más complicado que el del mendocino por sus pendientes más marcadas y el difícil terreno, según los andinistas locales.

En 51 años, el cuarto pico más alto de Latinoamérica tuvo, entre muertes y desapariciones, 7 casos, según un relevamiento de DIARIO DE CUYO.

Sin contar el caso del andinista porteño Javier Pauczek (39), desaparecido hace 10 días en el Mercedario, el más alto de los cerros sanjuaninos contabiliza, entre muertes y desapariciones, 7 casos desde el primero que se conoce hace 51 años. Estos datos surgieron de un relevamiento que realizó este medio consultando a rescatistas, gendarmes y su propio archivo. Los 7 casos son los que tomaron estado público, pero puede haber otros que no hayan recordado las personas consultadas. El cuarto pico más alto de Latinoamérica se caracteriza por sus paredes poco inclinadas y sus superficies de difícil agarre para quien se atreva a escalarlo. En orden de tiempo, todos los casos.

1959 El chileno

Un grupo de escaladores chilenos subieron hasta la cumbre del Mercedario, a una altura de 6.770 metros sobre el nivel del mar. De repente uno de los muchachos cayó desde por la pared Oeste. El caso fue polémico y los acompañantes estuvieron sospechados de la desaparición. El cuerpo fue buscado por personal del RIM 22 y no lo hallaron. Al año siguiente también lo hizo un grupo de rescatistas chileno junto a sanjuaninos pero nunca lo encontraron.

1981 La tucumana

Una mujer tucumana escalaba con su hermano y su novio. Una noche armaron carpa en el glaciar El Caballito a 5.600 metros de altura. Los tres dormían, pero la chica despertó y salió a orinar sin sus grampones, que sirven para no resbalarse en la nieve, y aparentemente resbaló y cayó por una grieta. Los 2 hombres a la mañana la buscaron con gente del RIM 22 y no la encontraron. Lo intentaron por tres años consecutivos y nunca hallaron el cuerpo.

1999 El americano

Un hombre norteamericano iba por el cerro con un guía sanjuanino y un amigo también estadounidense. Mientras dormían en una carpa al hombre le dio un edema cerebral, producido por la falta de oxígeno en la altura. El turista no había mostrado síntomas mientras subían, por eso no descendieron. Pero la patología fue fulminante. Al día siguiente lo bajaron hasta Barreal las dos personas que lo acompañaban.

2002 El militar

Un militar del Regimiento 22 de Infantería de Montaña, RIM 22, falleció a raíz de un edema pulmonar. El joven Claudio José Jurczyszyn era hijo del subjefe del Estado Mayor del Ejército. Y al momento de fallecer estaba a metros de la cumbre realizando un ejercicio de montañismo con sus compañeros. La muerte se produjo por la falta de oxígeno a gran altura. Tuvieron que bajar los restos en un helicóptero Lama de Gendarmería.

2003 El alemán

El caso que tomó más trascendencia pública fue el del alemán Andreas Colli. Se sabe que el hombre tenía planeado escalar el Mercedario. A los 23 días de desaparecido se dio aviso a las autoridades. Lo buscaron pero nunca lo encontraron, se pensó que hasta se pudo haber ido a Mendoza sin dar aviso. En 2006 unos montañistas italianos encontraron su mochila en el cerro. Se repitieron las búsquedas, pero con el mismo resultado negativo.

2005 Conmoción por Ceballos

Un joven de 26 años llamado Marcos Ceballos murió al caer de la pared sur del Mercedario, considerada la más peligrosa por su inclinación de 70 grados. El muchacho era un experimentado escalador: había hecho cumbre 3 veces en ese cerro y una en el Aconcagua, en enero de 2003. Aparentemente un clavo que lo sujetaba a la pared de hielo cedió y eso provocó que el joven cayera al vacío, según habían dicho los gendarmes. El caso conmocionó a los escaladores sanjuaninos.

2005 El fotógrafo americano

Un reconocido fotógrafo a nivel mundial, Carl Skoog, murió al descender del Mercedario en esquí. El hombre bajaba con un amigo esquiando y de repente empezó a dar tumbos por la nieve y anduvo así 4 kilómetros. Skoog, al momento del descenso no estaba cansado. Él era conocido en el mundo por sus producciones fotográficas de deportes extremos que él mismo practicaba. Sus trabajos se publicaron hasta en la National Geographic.

Fuente: http://www.diariodecuyo.com.ar

Por: M.Marques
miltonmarques@meridies.com.ar