segunda-feira, 22 de março de 2010

Cuatro expediciones coreanas arroparán a Oh Eun-Sun

El Annapurna, el 'ochomil' más peligroso, batirá este año su récord de visitantes, con más de cien alpinistas en busca de su cima.

Esta primavera, la 'Diosa Madre de la Abundancia' se revolverá intranquila ante el espectáculo que tendrá a sus pies. Una docena de expediciones con más de cien alpinistas en sus filas intentarán hollar su cumbre, la menos pisada de todos los 'ochomiles' .
Nunca se había visto en otra igual. Ni en el año 2000, cuando se conmemoró el 50 aniversario de su primera ascensión, que lo fue también a un 'ochomil'. Aquella increíble gesta de los franceses Maurice Hezorg y Louis Lanechal.
El problema es que el Annapurna es una de las catorce montañas más altas del planeta y para completarlas hay que subirlo. Y si hay algo en lo que esta cima une a los alpinistas es en lo poco que les gusta. No es especialmente alta (con 8.091 metros, es la décima) ni muy técnica. Pero tiene la mala costumbre de desplomarse sobre todo el que intentar ascenderla.
Así que los escaladores van retrasando el enfrentamiento con ella hasta que no queda más remedio que mirarla de frente. Por eso, este año hay nada menos que cuatro alpinistas que intentarán hollarla para cerrar la lista. Además de Edurne, la coreana Oh Eun-Sun, el portugués Joao García y Piotr Pustelnik.
El caso del polaco es significativo de lo que supone marcarse esta montaña como objetivo. Hace un par de años, Piotr desistió de completar los 'ochomiles' después de intentar hasta seis veces ascender en Annapurna, en varias de las cuales estuvo a punto de morir. Pero el año pasado, su compañero de cordada Piotr Morawski falleció en el Dhaulagiri y ahora se ha propuesto subirlo como homenaje. Algo parecido le pasa a Horia Colibasanu, el alpinista rumano que permaneció junto a Iñaki Otxoa de Olza en su agonía durante cinco días a 7.400 metros en 2008, lo que casi le cuesta a él también la vida. Horia vuelve para quitarle la espina al navarro.
Pero el idioma que más se hablará en el campo base será el coreano. Cuatro expediciones de aquel país, además de la que comanda Oh Eun-Sun intentarán subirlo. Casualidad o no, Miss Oh se encontrará más arropada que nunca en su último 'ochomil'.
Sin embargo, la abundancia de compatriotas no hará variar la habitual táctica de la asiática. Las dos próximas semanas se aclimatará en el valle del Kuhmbu, mientras su equipo va preparando la ruta y a principios de abril viajará ya al campo base.
También Edurne Pasaban y compañía tendrán paisanos cerca, aunque no tantos. Serán los miembros de una expedición liderada por Juanito Oiarzabal, que intentará dar un paso más en su objetivo de repetir los catorce 'ochomiles'; y el aragonés Carlos Pauner, que buscará sumar el noveno 'grande' a su mochila.

Fuente: http://www.elcorreo.com/ 

Por: M.Marques
milton@mxb.com.br