quinta-feira, 9 de dezembro de 2010

En montaña no existe el riesgo cero

FOTO:En montaña el riesgo es permanente..
Esa es la conclusión a la que han llegado los expertos que han participado en el I Congreso de Seguridad en Montaña, I+D+i, que organizado por el Departamento de Política Territorial, Justicia e Interior del Gobierno de Aragón, ha concluido en Zaragoza este mediodía. Además, el riesgo existente en el medio montañoso afecta tanto a las actividades de nieve como a las de turismo activo, por lo que todos, administraciones, entidades y aficionados, deben extremar las precauciones en la montaña.
A lo largo de las tres jornadas, el congreso ha abordado el tema de seguridad desde distintas perspectivas: el I+D+i, la nieve, el turismo activo y la formación en enseñanzas deportivas de montaña. Además se han analizado los últimos avances humanos, médicos y tecnológicos en accidentes y seguridad.

El psicólogo del grupo de investigación “Salud y Seguridad en la Montaña”, Pedro Allueva, ha explicado la importancia de la toma de decisiones en un medio hostil ante una complicación: “Una decisión rápida puede salvar vidas y, por eso, hay que enseñar a pensar en montaña”.

Por su parte, el ingeniero del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, Rafael Olmedo, ha defendido la navegación por satélite como un medio para mejorar la eficacia de los recursos implicados en el rescate y reducir sus riesgos. Olmedo ha recalcado la importancia del uso del GPS y de dar a conocer su funcionamiento, remarcando que “una excesiva confianza en los instrumentos de orientación puede inducir a una falsa sensación de seguridad al montañero”.

Pero ese riesgo no es algo que se de sólo en el montañismo, estrictamente. Las estaciones de esquí también deben estar en constante alerta ya que en sus áreas se pueden producir aludes, accidentes y averías que ponen en riesgo a los esquiadores. El consultor de Pirinea, Santiago Fábregas, ha explicado el sistema cartográfico para la detección y prevención de aludes: “La herramienta básica para gestionar las avalanchas es obtener un mapa detallado de las zonas de riesgo. El diez por ciento de la provincia de Huesca es zona avalanchable y hay que tener toda la información posible”.

Sobre ese aspecto, Amadeo Uriel ha apuntado que “el exceso de confianza en uno mismo y el no haber consultado de manera conveniente la predicción meteorológica pueden ser las principales causas de accidentes”. Por ello, Uriel ha recomendado que se usen bien las previsiones. Por su parte, los representantes de las estaciones de Cerler y Formigal han explicado las normas de la Federación Internacional de Esquí (FIS) en pistas, la importancia de los empleados así como de los sistemas de balizamiento. “No existe el riesgo cero en montaña. Las estaciones estamos para enseñar esto, para prevenir y para informar y formar a los esquiadores. Debemos empezar por nuestros empleados y técnicos, para hacer a todos los esquiadores partícipes de ello, ha comentado Gabriel Mur, de Cerler.

Por su parte, Pascual Pérez, de Formigal, ha recordado que la introducción de modalidades de esquí como el snowboard o el freestyle lleva a muchos esquiadores a “disfrutar asumiendo riesgos, lo que obliga a las estaciones a prepararse y a actualizar permanentemente sus reglamentos”. Las estrategias para reducir los accidentes y la conveniencia de cobrar los rescates han cerrado este congreso que ha congregado a más de 400 especialistas.

Fuente: http://www.pirineodigital.com
Por: M.Marques
milton@mxb.com.br