quinta-feira, 15 de março de 2012

El descenso de Álex Txikon y nada sobre desaparecidos en el Gasherbrum 1

Álex Txikon en el campo base. Gasherbrum 1 Invernal


Ayer a las 23 h Álex Txikon actualizaba su blog contando su actividad del 9 de marzo, en la que ascendió al Gasherbrum Sur e inició su descenso, que no fue nada fácil, y avisando que siguen sin tener noticias de sus compañeros, desaparecidos desde el pasado día 9.

Desnivel - Jueves, 15 de Marzo de 2012 - Actualizado a las 10:28h.

Ayer dos paquistani es subieron hasta el C2, bajo el Corredor de los Japoneses, pero no vieron señales de los desaparecidos Gerfried Göschl, Cedric Hählen y Nisar Hussai. Debido al mal tiempo tuvieron que descender al base. Así cuenta el descenso Alex en su blog.

El descenso, por Álex Txikon
“El pasado viernes, día 9 de marzo, después de ascender al Gasherbrum Sur (7.069 m.) junto con mi compañera de equipo Tamara, comenzamos a descender al campo base mientras la otra parte del equipo –Gerfield, Cedric y Nissar– intentaba ascender a la cumbre del Gasherbrum 1. La última vez que les vimos fue sobre las 12.00 del mediodía y estaban cerca de la cumbre, a unos 7.700 metros de altitud. Mientras tanto, Tamara y yo, desde el collado del Gasherbrum Sur, teníamos 2 opciones, o descender por su afilada arista hasta las primeras cuerdas fijas de la pared sur o adentrarnos de nuevo en el plateau y escalar los 40 metros que le separaban de la arista y que habíamos equipado en la ascensión.

Esta segunda opción fue la que elegimos. Era la mas prudente viendo las condiciones de la arista. Pero parte de esos 40 metros eran totalmente desplomados y tuvimos que ascender por ellos utilizando el jumar y tirando de pedal. En tan malas condiciones se encontraba la nieve que al subir el primero me entró muchísima dentro del mono de pluma. Incluso hubo algún momento en el que casi me ahogo de toda la nieve que me entraba en la boca. Una vez en la arista, sin perder tiempo, primero subí las dos mochilas por las cuerdas fijas y después esperé a que ascendiera Tamara. Esas operaciones llevaron más de una hora, tiempo que estuve sin apenas moverme de la arista y en el que la nieve que me había entrado en el mono se convirtió en agua que acabó en mis pies. El paso del tiempo y el frío hicieron el resto para que llegase al campo base con congelaciones en los dedos gordos de los pies, como muestra la fotografía, que inmediatamente fueron tratados por el servicio médico de la base militar que hay junto a nuestro campo base.

De todas formas, tengo que agradecer a la marca Boreal el modelo que especialmente nos fabricó a Carlos Suárez y a mí para esta expedición -bautizado G1- y que sin duda evitó que las congelaciones fueran mayores. Muestra de ello es que creo que he sido el único que en el ataque a cumbre en ningún momento utilicé plantillas térmicas.

Por otro lado, hoy es día 14 y seguimos sin saber nada de nuestros compañeros y pasándolo fatal en el campo base. Un abrazo a todos vosotros, que nos apoyáis en estos momentos tan duros.”

Fuente: http://desnivel.com/expediciones
Por: M.Marques
milton@mxb.com.br