domingo, 20 de fevereiro de 2011

Récord en el Aconcagua: a la cima por Polacos en 20 horas

El logro fue del peruano Holmes Pantoja, quien ya acumula 21 ascensos al "Coloso de América". El experimentado guía reconoce que "hay más peligro en la calle que en el Aconcagua".

"Estoy camino a Chile, voy a pasar unos días de playa", le dijo por teléfono Holmes Pantoja a su amiga antes de emprender una nueva aventura. De inmediato cargó en su mochila dos litros de Gatorade, bloqueador solar, una cuerda, dos piolets, una quena, algo de abrigo y partió rumbo a la cima del cerro Aconcagua para convertirse en el primer mortal en hacer cumbre en el techo de América por la ruta del Glaciar de los Polacos en un día, precisamente en 20 horas y 16 minutos, saliendo desde Horcones.

La hazaña se hizo realidad el sábado pasado y se transformó en un nuevo récord de Pantoja, más conocido como "Apu", un experimentado guía de montaña de origen peruano que cuenta con 21 ascensos al Aconcagua y alguna que otra locura que gracias a su privilegiado estado físico, puede lograr y así sorprender a los andinistas más avezados de Sudamérica. "Ni mi familia ni mis amigos saben lo que estoy planeando, luego se enteran por las redes sociales o alguna noticia en los medios", explica para aclarar lo del llamado a su amiga y la mentira de la playa en Chile.

Lo cierto es que la aventura se tradujo en un ascenso más que complicado, caminando y escalando día y noche por la ruta más técnica que tiene el cerro, con pendientes de hasta 60 grados de inclinación y soportando temperaturas por debajo de los 20 grados bajo cero.

"No hice una preparación específica, estuve en Penitentes esperando el buen tiempo porque uno se tiene que adaptar a la montaña no ella a uno. Tuve que minimizar los bultos que cargaba y, por supuesto, ir regulando el gasto de energía; tenía que guardar todo mi potencial para el Glaciar", comentó ayer desde el hotel en la ciudad de Mendoza.

"Apu", quien lleva ocho temporadas trabajando como guía en el Aconcagua, para el resto del año convertirse en ciudadano del mundo, se encontró con Vito Magni, otro guía y amigo a los 6 mil metros de altura. Con él llegó hasta la cumbre así logró estampar su nombre una vez más entre los elegidos del cerro más elevado del continente.

"Tengo que agradecerle a Vito y a toda la familia del cerro. Patrullas, porteadores, guías, médicos, guardaparques, todos se mantenían en contacto conmigo por radio y se preocuparon porque estuviera bien. Para mí el Aconcagua significa muchísimo, conocí muchos amigos allí, gente muy linda. Incluso creo que me gané un nombre porque la gente aprecia mucho lo que hago y eso me da mucha satisfacción", cuenta Holmes.

En Facebook y en su sitio personal www.apuperuvian.com, familiares y amigos felicitan al experimentado andinista de 32 años y brindan "por una nueva locura realizada". "Mi mamá y mis hermanos me dicen que no haga eso, que me cuide, yo les digo que ellos tengan más cuidado porque hay más peligro en la calle que en el Aconcagua", asegura.

Luego de la hazaña y lejos de esperar el reconocimiento de propios y extraños en el cerro, "Apu" tomó su moto en la entrada del Parque Aconcagua y viajó de inmediato a nuestra ciudad. "Sólo pensaba en tomar una cerveza con mis amigos para festejar", concluye.

Fuente: http://www.losandes.com.ar
Por: M.Marques
milton@mxb.com.br