segunda-feira, 15 de novembro de 2010

Hallazgo y posterior desaparición de un cuerpo sin vida

15/11/10 - El día jueves en horas de la mañana, tras realizar maniobras en la zona cordillerana cercana a lago Hermoso, el Regimiento de Caballería de Montaña habría dado aviso de un hallazgo macabro: allí, en las altas cumbres, el cuerpo sin vida de un hombre yacía en un claro no cubierto por nevadas profundas. Junto a él, una mochila. El lugar era de acceso dificultoso. Sin medios a mano para realizar el traslado, los militares regresaron a nuestra ciudad. Autoridades del juzgado penal y la fiscalía habrían dispuesto que el viernes partiera una comitiva para llegar al lugar, realizar las pericias pertinentes y retornar con el cadáver para su posterior autopsia.

Habrían participado del procedimiento Criminalística de Junín, personal de la policía de San Martín, incluida una médica policial, y un baqueano del Ejército que fue partícipe del hallazgo y sabía dónde encontrar el cuerpo. Nuestras fuentes agregan que Prefectura aportó los medios logísticos para atravesar navegando el lago Hermoso de punta a punta y luego emprender junto al resto una larga caminata. La tarea era documentar la situación, incluyendo fotos, filmaciones y planimetría.

Según pudimos saber, la comisión partió cerca de las ocho de la mañana del viernes y al llegar descubrió que el cuerpo ya no estaba. Lisa y llanamente, había desaparecido. El lugar era el correcto: además del testimonio del baqueano, las coordenadas GPS confirmaban que no había error.

Pero lo más desconcertante estaba por venir, ya que cerca del lugar se habrían encontraron huellas del posible aterrizaje de un helicóptero, marcadas en la nieve con una H característica. Estas huellas eran recientes ya que la zona habría estado libre de marcas en el momento de hallarse el cuerpo. También se habrían encontrado rastros de pisadas de una patrulla chilena cercanas a la línea de frontera en la zona del hito. Tenemos información que nuestras autoridades secuestraron objetos de origen chileno pero que no se halló rastro de la mochila antes hallada junto al cadáver.

Las hipótesis, de aquí en más, son confusas. Si la maniobra fue de nuestro ejército, pronto se sabrá y el radar del aeropuerto podría aportar datos al respecto. Si la maniobra pertenece al ejército chileno, estaríamos ante una intromisión territorial tan delicada como la que fuera denunciada días atrás ante el accionar de una patrulla boliviana.

Se sabe que la zona es un tradicional paso ilegal de fronteras. El misterio es grande: ¿quién se llevó el cuerpo y por qué? Y más: ¿corresponderá abrir una causa teniendo en cuenta que el cadáver ha desaparecido? Seguramente, ante el testimonio de quienes vieron originalmente el cuerpo y, de lograr establecerse con certeza lo ocurrido, será la justicia federal quien intervenga. Según nuestras fuentes reservadas, ya han comenzado las actuaciones del caso. Suponemos que peritos podrán identificar, a partir de lo documentado, el modelo de helicóptero que dejara sus rastros en la zona.

Altísimas fuentes policiales consultadas por este diario han preferido no emitir comentarios por el momento. Tampoco han desmentido lo vertido en esta nota. El asunto está rodeado de un fuerte hermetismo.

Fuente: http://www.lavozdelosandes.com
Por: M.Marques
milton@mxb.com.br