terça-feira, 20 de abril de 2010

Congelamiento

El congelamiento es la condición médica donde la piel y otros tejidos son dañados a causa de frío extremo. A o debajo 0º C (32ºF) los vasos sanguíneos comienzan a estrecharse. Esto ayuda a preservar la temperatura corporal. En frío extremo o cuando el cuerpo es expuesto al frío por elongados periodos, esta estrategia protectiva puede reducir el flujo sanguíneo en algunas áreas del cuerpo a niveles peligrosamente bajos. Las áreas donde esto ocurre se congelarán. La combinación de frías temperaturas y bajo flujo sanguíneo pueden causar lesiones severas a los tejidos al congelarlos.

Montañas o grandes altitudes con nieve son las más peligrosas de causar congelaciones. En caso de que el congelamiento no se trate inmediatamente, entonces los daños serán permanentes. Daños en los nervios ocurrirán porque el oxígeno no llega a las zonas. Las zonas congeladas se tornarán descoloridas , primero de color púrpura, y luego de color negro. Luego de esto el daño nervioso se torna tan grande que las áreas afectadas por el congelamiento se adormecerán. También pueden surgir ampollas. Si la sensación en la zona dañada se pierde, es vital que revise por cortaduras y rompimientos en la piel. Piel abierta por cortaduras puede infectarse, esto puede causar gangrena y amputación del miembro puede ser necesaria.

Cuando uno se encuentra en contacto con bajas temperaturas se corre el riesgo de que alguna parte de nuestro cuerpo se congele. El tejido congelado es tejido muerto, ya que sabemos que nuestro cuerpo contiene un alto porcentaje de agua, el agua al congelarce produce unos cristales semejantes a espinas muy pequeñas, estas rompen las celulas de nuestro cuerpo (las que contienen agua en su interior)lo que produce la muerte celular de la zona congelada, así que es un asunto muy serio que puede llevar a complicaciones varias como la gangrena ( tejido podrido), infecciones, amputación de algún miembro e incluso la muerte. En la mayor parte de los casos solamente la piel se congela pero en casos extremos el tejido interno sufre las consecuencias de un frío prolongado y esta situación debe ser manejada muy delicadamente. Los casos severos de congelamiento requieren atención médica inmediata.

Cómo tratar el congelamiento: 
  1. Enfrenta a la hipotermia. La hipotermia se refiere a una baja general de la temperatura interna del cuerpo hasta niveles peligrosos. La hipotermia debe ser tratada siempre antes que cualquier parte congelada.
  2. Identifica las señales de congelamiento. Las áreas congeladas usualmente se ven brillosas y con un desagradable color blanco o morado. La sensación en las manos es muy escasa o inexistente y es posible que duela un poco. También podrás notar que la piel no se blanquea cuando hacer presión sobre ella. Cualquier parte del cuerpo puede ser suceptible de congelamiento, sin embargo las partes más comunes son los dedos de las manos y de los pies, las orejas y la nariz, donde la circulación de la sangre no es de las mejores. Los primeros síntomas de congelamiento son pinchazos y la sensación de ser pinchado con agujas acompañado de entumecimiento.
  3. Localiza un lugar tibio y abrigado para empezar a tratar el congelamiento. Sin embargo, si existe la posibilidad que el área afectada pueda volver a congelarse, no trates de descongelarla. El congelar, calentar y recongelar alguna parte del cuerpo acarreará un daño permanente a las partes afectadas. Caliente el cuerpo entero, envuelve al paciente y las áreas afectadas con mantas.
  4. Retira cualquier ropa o elemento mojado y reemplaza con ropas secas y cómodas. Si existe ayuda médica profesional disponible, envuelve las áreas afectadas y mantén caliente al paciente. No frotes ningun parte afectada pues esto puede producir un daño adicional. Espera por la ayuda.
  5. Sumerge las áreas afectadas en agua tibia (37.7 a 40.5 Cº; 100 - 105 Fº). Nunca uses agua que esté arriba de los 42.2 Cº o 108 Fº o dañarás el tejido. Alternativamente, si no hay agua disponible, presiona el área con algo caliente como las manos de otra persona, la axila, la entrepierna, por espacio de 30 minutos. Este proceso debe ser mantenido hasa que la piel esté suave y la sensación retorne. No uses calor seco, como algún secados, fuego o calentadores eléctricos.
  6. Toma algo para reducir el dolor como la aspirina o ibuprofeno. A medida que las áreas afectadas vayan calentándose tendrás severos dolores y la sensación de quemaduras sobre tu piel, la piel cambiará de color y es posible que se formen ampollas. No trates de curar las ampollas.
  7. Cubre con una tela o gasa esterilizada'las áreas afectadas y manténlas tan inmóviles como sea posible. Recuerda envolver cada dedo individualmente, usa bolitas de algodón u otro espaciador para evitar que los dedos se toquen.
  8. Busca ayuda profesional.   
Consejos  
  • Envuelve cada dedo afectado individualmente para que no se toquen entre ellos.
  • Nunca esquies sin compañíaUsa mitones en vez de guantes.
  • Usa varias capas delgadas en vez de solo unas pocas gruesas. Así, el calor se mantiene más fácilmente.
  • Siempre avisa a alguien que estás llevando a cabo alguna actividad peligrosa antes de hacerla.
  • Asegúrate de abrigar bien a tus niños con diferentes ropas abrigadas y llevarlos adentro del refugio de rato en rato para que se calienten. Esto se hace pues los niños son más suceptibles al congelamiento debido a su tamaño, ellos pierden calor más rápido que los adultos.
  • La hidratación es muy importante. Un estado de deshidratación puede incrementar las posibilidades de congelamiento y de hipotermia.
  • Come bien, especialmente come carbohidratos. Tu cuerpo puede convertir fácilmente los carbohidratos en calor. 
Advertencias
  • No calientes las áreas afectadas directamente con calor seco, con fuego, botellas de agua caliente o algo caliente.
  • No calientes las áreas que pueden volver a congelarse, esto solo empeorará las cosas.
  • No trates de calentar las partes congeladas frotándolas.
  • Las manos paralizadas no sentirán cuán caliente está el agua, así que asegúrate que alguien revise la temperatura del agua por tí para evitar quemaduras.
  • No fumes ni bebas alcohol mientres estés en recuperación, ambos interfieren con la circulación.
  • Si tú eres de una región templada o calurosa, el riesgo de congelamiento esmucho mayor que si fueras de una región fría.
  • Evita llevar ropas apretadas que pudiesen afectar la normal circulación de sangre en tu cuerpo.  
Cosas que necesitará
  • Agua tibia.
  • Mantas.
  • Algún aliviante del dolor.
Fuente: WEB

Por: M.Marques
miltonmarques@meridies.com.ar