quarta-feira, 11 de abril de 2012

Simone Moro, a por la travesía Everest-Lhotse sin oxígeno

Después de que las autoridades nepalíes revocaran el permiso del Everest a Vittorio Brumotti, a quien Simone Moro iba a ayudar a subir en bicicleta de trial, el alpinista italiano marcha por su cuenta al Khumbu para hacer una travesía todavía no realizada sin oxígeno.
 

Desnivel.com - Miércoles, 11 de Abril de 2012

Extraño inicio de temporada premonzónica para Simone Moro. El alpinista italiano tenía previsto formar parte como guía de la expedición de Vittorio Brumotti, quien pretendía ser el primero en alcanzar la cumbre del Everest en bicicleta de trial. Por unas extrañas circunstancias, el permiso para el biker fue revocado por las autoridades nepalíes. Brumotti, pues, regresó de vacío a Italia, mientras Moro se adentraba por su cuenta en el valle del Khumbu con una idea nueva en la cabeza: completar la travesía Everest-Lhotse, algo que todavía nadie ha podido hacer sin oxígeno.

El reloj de la discordia

Según informa la web italiana Montagna.tv, el permiso de Vittorio Brumotti fue cancelado por parte de las autoridades nepalíes a causa de la polémica suscitada a raíz de la presentación del “reloj del Everest”. Por lo visto, el prestigioso relojero estadounidense Michael Kobold, cuyas obras limitadas adornan las muñecas de celebridades como Bill Clinton, así como el ejército americano y los científicos la NASA, presentó hace unas semanas su última creación: un reloj de pulsera cuyo cuadrante está fabricado con piedra recogida en la cumbre del Everest.

Las 25 piezas, fabricadas en Nepal, salían a la venta al módico precio de 16.000 dólares (8.848 dólares en el mercado nepalí). La historia comenzó como homenaje del propio Kobold a la comunidad sherpa, después de que sus dos sherpas le salvaran la vida cuando se le agotó el oxígeno mientras subía al Everest con su mujer hace dos años. Decidió recompensarles con formación como relojeros y creando para ellos un laboratorio de relojes en Nepal, que se ha presentado con el reloj del Everest.

Sin embargo, las autoridades nepalíes no han visto con buenos ojos esta iniciativa. Y, como contrapartida, han decidido cancelar todos aquellos permisos al Everest que no tenían una evidente vocación alpinística. Entre ellos, el de la expedición de Brumotti con Simone Moro.

Plan B

Pero mientras Brumotti regresaba a su país, no lo hacía así el fuerte alpinista italiano, que emprendía igualmente camino hacia el valle del Khumbu sin que se supiera realmente cuál iba a ser su objetivo. Finalmente, Montagna.tv ha desvelado que Moro pretende completar la primera travesía Everest-Lhotse sin oxígeno.

Para conseguirlo, Simone Moro deberá ascender primero al Everest, montaña en la que lo acompañarán los hermanos Hans Peter y Helmut Karbon, que pretenden realizar la película de la expedición. Después, descenderá de nuevo hasta el Collado Sur, desde donde atacará el Lhotse siguiendo la arista entre ambas montañas, a través de la vía abierta por su amigo Denis Urubko en 2010, para bajar al campo base por la ruta normal.

“Este intento no era premeditado”, ha declarado Moro a Montagna.tv, “lo he puesto en marcha para no echar a perder la preparación, el dinero y la logística. En lugar de hacer una subida normal, he recordado un sueño dormido”. Y es que Simone Moro ya ha intentado esta travesía en varias ocasiones anteriores: primero en 1997 con Anatolij Boukreev, después en 2000 con Denis Urubko, en 2001 cuando renunció a 8.000 m para participar en el rescate de Tom Moores, y todavía un par de años atrás cuando las condiciones meteorológicas no permitieron ni tan siquiera iniciar el intento.

Fuente: http://desnivel.com/expediciones
Por: M.Marques
milton@mxb.com.br