segunda-feira, 6 de fevereiro de 2012

Llegar a la cima movidos por una buena causa

Algunos integrantes de la expedición de Mike Horn en la Patagonia

Impulsados por un desafío personal o por un compromiso social, ellos escalan montañas para apoyar una temática

Voluntad, aspiración, deseo y perseverancia, cuatro características que comparten Alejandro Singer, Heber Orona, Rosaura Escudero, Roberto Onreita y Mike Horn. Cinco personas que gracias a su esfuerzo lograron superar obstáculos, cumplir sus objetivos y transmitir un mensaje de solidaridad y compromiso con la sociedad.

En esta nota cuentan cómo decidieron cambiar sus vidas y abocarse a distintos proyectos que aspiran a contribuir a una buena causa a través del deporte.

Un ascenso por los chicos

Alejandro Singer es economista, tiene su propia empresa pero su pasión por el trabajo social es tan grande que lo llevó a fundar Por los Chicos, una asociación civil sin fines de lucro que desde 2001 trabaja para nutrir y educar a chicos carenciados de la Argentina.

La asociación utiliza Internet como plataforma para donaciones y también como herramienta de publicidad. A través del sitio porloschicos.com los usuarios tienen la posibilidad de donar alimentos de forma totalmente gratuita haciendo clic en el banner "Doná comida gratis". Los sponsors donan los alimentos y cada mes Por los chicos se encara de distribuir la comida a comedores y hogares infantiles.

La campaña de este año es construir una montaña virtual de donaciones de merienda bajo la consigna "una merienda = un metro" y el objetivo es crear "la montaña virtual solidaria más alta que nuestra montaña más alta", expresa Singer.

Paralelamente están organizando un ascenso al Cerro Aconcagua en febrero. "Queremos transmitir un mensaje de superación, generar conciencia y participación", explica Singer, quien decidió unir sus dos pasiones: el deporte y el trabajo social. La idea es "ayudar desde donde uno sabe", opina.

Son 15 los voluntarios que en febrero comenzarán el ascenso al cerro. Uno de ellos es Heber Orona, el primer argentino en escalar el Everest sin oxígeno. Su principal motivación es "el saber que realmente se puede ayudar, en este caso a los chicos, y contar con personas dedicadas a hacerlo"

Orona sostiene que "los niños son el futuro, hoy podemos ayudarles a hacer posible sus sueños más cercanos para vivir una vida mas digna, como poder tener un plato de comida, ellos se lo merecen por ser niños, por ser seres humanos, por ser el futuro de un país."

Para Orona el compromiso social es importante y sostiene que "ésta es una buena oportunidad para entrar en contacto con este programa y empezar a sumar los metros necesarios para llegar a la cumbre y poder cumplir este desafío de todos, que muchos niños tengan sus meriendas."

Lanín por la vida

Rosaura Escudero, Teresa Paniceres, Mariano Spinelli y Roberto Onreita forman parte de un grupo de deportistas trasplantados que realizó el ascenso al volcán Lanín, en Neuquén, el pasado 18 de enero con el objetivo de transmitir un mensaje de solidaridad.

Con Lanín por la vida, los deportistas quisieron homenajear a sus donantes y a sus familias y tomaron este desafío como forma de enfrentar la adversidad y superarse.

Roberto Onreita, de 42 años recibió un trasplante de hígado en 2005. El trasplante fue exitoso pero a los cuatro meses le detectaron un cáncer linfático y tuvo que someterse a un tratamiento de quimioterapia. Esto derivó en un rechazo en el hígado implantado y entró rápidamente en la lista del Incucai.

El trasplante se realizó en 2006 y a partir de ese momento la vida de Roberto cambió: "Comencé a practicar deportes, natación. Esto me llevó a participar de los Juegos Nacionales para Deportistas Trasplantados", explica.

Casi seis años después de aquel trasplante Roberto, junto con sus compañeros, hizo cumbre en el volcán Lanín. El mensaje es simple: "Hicimos cumbre a casi 4000 metros de altura llevando una bandera con la consigna Doná tus órganos para crear conciencia sobre la importancia de donar y demostrar con esto la calidad de vida que puede llevar una persona trasplantada", expresa Roberto. Para Rosaura Escudero, también trasplantada de hígado, se trata de "aportar nuestro granito de arena para crear un poco más de conciencia sobre lo importante que es salvar vidas a través de la donación"

Lanín por la vida tuvo un objetivo claro: hacerlo "por los 7000 pacientes que esperan un órgano para vivir o mejorar su calidad de vida, para darles una esperanza y ayudarlos a soñar con una vida mejor".

"El poder hacer cumbre en el Lanín, me da mucha seguridad en mi vida, se que si pude lograr esto, estoy preparado para encarar muchas otras cosas", expresa Roberto.

"Un volcán de superación"

"Un volcán de superación" es una propuesta de la asociación civil Puentes de Luz y consiste en ascender al volcán Lanín con el objetivo de brindar un mensaje de superación.

Puentes de Luz es una asociación civil de San Martín de los Andes, dirigida por familiares de personas con discapacidad y vecinos solidarios conformada en 2006 con la finalidad de mejorar la calidad de vida de personas discapacitadas.

Luis Rodríguez, coordinador general de la asociación explica que el ascenso al volcán se realizará a fin de año. Actualmente se encuentran abocados en convertir "Un volcán de superación" en un proyecto audiovisual. "Estamos transformando la experiencia de febrero de 2011 en un programa de televisión que seguro estará en los próximos meses al aire", comenta.

Javier Salazar tiene 36 años y hace 9 tuvo un ACV, fue operado pero quedó con una discapacidad motriz. "Comencé hace 3 años solicitando ayuda a Puentes de luz y hoy formo parte de la comisión directiva", explica.

Hoy Javier está casado, tiene 3 hijos y es un fiel deportista. Entrenó rigurosamente para la carrera de 8 kilómetros "Desafío de Verano 2012" del Valle Escondido, llevada a cabo el 28 de enero. "El deporte es el gran desafío de mi vida", expresa.

Javier es un gran ejemplo de cómo el esfuerzo superó la adversidad.

Pangaea Expedition

Otro mensaje que plantea crear conciencia en la sociedad y generar compromiso es el que propone Mike Horn con su proyecto Pangaea Expedition.

La iniciativa del explorador sudafricano comenzó en el 2008 y con el Pangaea recorre los lugares más hostiles del planeta invitando a jóvenes de todo el mundo a crear un movimiento internacional con el objetivo de concientizar sobre el cambio climático y el cuidado del medio ambiente.

Mike sostiene que "el principal objetivo de este proyecto es reunir a la juventud de todo el mundo para concientizar sobre los problemas mundiales. Los problemas ambientales no pueden resolverse solamente de forma local, tienen que ser resueltos internacionalmente."

Pangaea es un velero de aluminio de 35 metros de largo diseñado y construido por Mike Horn y el ingeniero marítimo belga Thierry Stump y equipado con tecnología sustentable.

Desde el 13 de enero hasta el 31 el Pangaea navegó por la Patagonia junto con un selecto grupo de 8 jóvenes de entre 17 a 22 años, con el objetivo de concientizar a los habitantes de la zona austral sobre el cambio climático bajo las consignas: "explorar, aprender y actuar"

Durante estos 19 días el equipo exploró el Campo de Hielo Patagónico Sur y los glaciares Upsala y Perito Moreno y asistió a charlas con especialistas en diversas áreas como geógrafos y científicos especializados en glaciares.

El proyecto de Mike Horn comenzó hace sólo 4 años y ya ha recorrido la Antártida, Nueva Zelanda, Malasia, India, Pakistán, Mongolia, Rusia, el Polo Norte Magnético y Canadá. Durante el 2012 estará llegando a los Everglades en Estados Unidos.

"El éxito del programa se debe a que se trata de una red de jóvenes que no lo hacen por razones políticas o económicas, lo hacen porque sienten que es lo correcto", sostiene Mike.

Soledad Escribano, una de las jóvenes argentinas que forma parte del grupo explica que esta experiencia "te abre la mente, es una oportunidad que tenés una vez en la vida" y agrega: "Lo más importante es la experiencia y el trabajo en equipo".

Fuente: http://www.lanacion.com.ar
Por Agustina Rodríguez | LA NACION
Por: M.Marques
milton@mxb.com.br