sexta-feira, 22 de outubro de 2010

La primera vía ferrata de Picos de Europa ya está abierta

La ferrata de La Hermida tiene 700 metros de desnivel
Setecientos metros: estos son nada más y nada menos los que salva la vía ferrata de La Hermida que ha sido inaugurada hace pocos días en el desfiladero del mismo nombre.

Es la primera vía ferrata que se construye en Picos de Europa y llega con unas credenciales que la convierten en única: es la de mayor longitud de España y la primera que recibe el certificado AFNOR, el sello de calidad que certifica que cumple todos los requisitos exigidos por la normativa europea para este tipo de instalaciones. Alpine Project, la empresa cántabra que ha llevado a cabo el proyecto, y que ahora es la encargada de gestionar su uso, se ha inspirado en la ferratas de Francia, austria y Alemania, y ha utilizado los materiales de más alta calidad para garantizar la seguridad por encima de todo.

Naturalmente, y estando como está en la periferia del Parque Nacional de Picos de Europa, y siendo zona de especial protección de aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC), la instalación también ha tenido que superar un riguroso estudio de impacto medioambiental. Se da la circunstancia de que la ferrata Hermida quedará dentro del Parque nacional en la ampliación que está próxima.

Lo más curioso es que la vía ferrata “sigue” un antiguo sedo de pastores, es decir, un camino muy aéreo y peligroso, que los pastores utilizaban antaño para llevar al ganado hasta la cueva de Cilonia. Como el mayor riesgo de este camino era el de la caída de piedras, los promotores decidieron enderezar el itinerario por una franja rocosa muy vertical pero al abrigo de caída de piedras.

La vía ferrata tiene tres partes bien diferenciadas. La primera supera un empinado encinar y por su sencillez está recomendada para niños y personas poco familiarizadas con esta actividad. La segunda concentra la parte más deportivas, pues supera una zona de roca muy vertical e incluso desplomada. La última parte remonta unas gradas herbosas y franjas rocosas por el antiguo “sendero” pastoril que llegaba hasta la cueva Cilonia. Esta parte se ha balizado y en aquellos lugares más expuesto se ha instalado un cable de seguridad. El descenso se realiza por un sendero que desciende por un bosque de encinas hasta el fondo del desfiladero.

Antes de ir al pie de la vía ferrata es obligatorio pasar por el centro de recepción que se ha instalado frente al balneario de La Hermida, donde los usuarios deben registrarse para realizar el control de usuarios. Los técnicos del centro coordinan los grupos para evitar embotellamientos y ofrecen toda la información necesaria sobre el itinerario, pero también se aseguran de que los deportistas llevan el equipo necesario para realizarla con seguridad, es decir, que llevan casco, arnés y cintas de seguridad con disipador, así como agua, comida y ropa de abrigo. El uso de la vía ferrata es gratuito excepto para las empresas de aventura o los guías profesionales que tienen que abonar una pequeña cantidad por cliente. Con este precio, afirma Secundino Caso, alcalde de Peñarrubia, municipio en el que se encuentra enclavada la ferrata y uno de los más firmes impulsores del proyecto, “garantizamos el mantenimiento de la instalación”.

Fuente: http://www.desnivel.com
Por: M.Marques
milton@mxb.com.br