sábado, 3 de julho de 2010

Guardia Civil y Gendarmería, juntos en una práctica en Bierge

Aumenta el número de accidentes en los barrancos altoaragoneses

Poco más de media hora tardó ayer el helicóptero de la Guardia Civil, con base en Monflorite, en rescatar a un herido que sufría una lesión cervical provocada por una mala caída en el último rapel del barranco de la Peonera, que desemboca en el salto de la central eléctrica de Bierge

 
HUESCA.- Varios bañistas, algunos curiosos desde la terraza de un bar próximo a la presa y los conductores que circulaban por la carretera comarcal no podían disimular su interés; había curiosidad por saber lo que ocurría, y también cierta preocupación por si se había producido alguna situación de riesgo, pero todo era un ejercicio, un simulacro organizado por la Guardia Civil y la Gendarmería francesa, para hacer unas prácticas de rescates en barrancos.

El operativo, que estuvo formado por nueve integrantes del Equipo de Rescate en Montaña de Huesca y personal de la Gendarmería francesa, comenzó poco después de las 10.30 de la mañana y se prolongó durante unos treinta minutos.

La maniobra se realizó en un lugar abierto y de fácil accesibilidad, aunque, como reconoció a este periódico el teniente jefe de la Sección de Montaña, Sergio Rodríguez, la mayor parte de los accidentes se producen en otro tipo de condiciones, donde el valle es más cerrado y el helicóptero tiene más dificultades para maniobrar, de ahí que "el tiempo de duración del rescate varíe en función del lugar donde nos encontramos", añadió.

Lo que sí suele ser habitual es el tipo de lesión escogida para el simulacro, continuó Rodríguez, "el daño en las cervicales es muy común porque el impacto con el agua al hacer estos saltos puede ser muy fuerte, estos casos se repiten a diario", apuntó.

El procedimiento que se pudo ver ayer en la presa de Bierge fue el habitual por los equipos de rescate en barrancos; una vez que el herido o los acompañantes dan el aviso al 061 o a la Guardia Civil de que se ha producido un accidente, el helicóptero se desplaza al lugar de los hechos con varios especialistas de montaña y un sanitario.

En primer lugar desciende la camilla junto con un especialista, quien inspecciona la zona y avisa al sanitario para que baje a reconocer al herido; el siguiente paso es asegurar al accidentado y subirlo mediante una grúa hasta el helicóptero, que lo transportará a un lugar de fácil acceso para que posteriormente sea llevado al centro hospitalario más próximo.

Según el teniente, los avisos más frecuentes con los que se pone en marcha este operativo en verano son, por un lado, los accidentes en la alta montaña por caída en algún nevero, y, por otro, los de los barranquistas que se dañan alguna parte del cuerpo cuando están realizando algún salto.

PREVISIONES

La temporada de barrancos este año ha empezado intensa para los equipos de rescate, aunque "entra dentro de la normalidad", dijo el teniente Rodríguez, quien explicó que, este aumento de accidentes se debe a que cada vez son más las personas que van a la montaña y realizan este tipo de actividades de aventura. Aún así, las previsiones para este verano son "muy parecidas a las del año pasado", aseguró.

Con respecto a las frecuentes nevadas y lluvias que han caído este invierno en la provincia altoaragonesa, el teniente pidió "precaución" porque la mayoría de los accidentes se producen cuando el caudal es más alto, y este año se prevé gran cantidad de agua. "El barranquismo parece una actividad divertida pero es muy peligrosa", insistió Rodríguez.

Por su parte, algunos de los especialistas de montaña que participaron en el rescato, lanzaron una serie de consejos para los barranquistas, el principal, la importancia de llevar un material adecuado, como calzado antideslizante y, ante todo, ir con casco. También aconsejaron consultar las previsiones meteorológicas e ir acompañado de una persona experimentada que conozca la zona.

COOPERACIÓN FRANCESA

La Guardia Civil a través del Ministerio de Interior firmó un acuerdo con la Gendarmería francesa para llevar a cabo una colaboración durante todo el año. Esta cooperación facilita el intercambio de nuevas técnicas y de materiales, además permite la agilización de los trámites cuando el rescatado es de nacionalidad francesa. "La colaboración está resultando muy positiva además de útil", concluyó el teniente,

Fuente: http://www.diariodelaltoaragon.es


Por: M.Marques
milton@mxb.com.br