domingo, 13 de março de 2011

El andinismo mendocino de luto: murió Alfredo Magnani

Los dos miembros de la que fuera la primera expedición Argentina al Himalaya en 1954 al Dhaulagiri, fueron homenajeados en San Carlos de Bariloche.
El viernes falleció en nuestra capital, a los 81 años, Alfredo Eduardo Magnani. De este modo, el deporte mendocino de escalamiento perdió una figura particular y muy apreciada.

La suya fue una vida ligada a las montañas del mundo, incluidas las del remoto continente asiático, ya que este mendocino, nacido en 1930, fue uno de los integrantes de la ya mítica Primera Expedición Argentina al Himalaya "Presidente Perón", que comandó el malogrado teniente 1º Francisco Ibáñez y que estuvo muy cerca de la cima del monte Dhaulagiri ( 8.167 m).

Efectivamente, Tito Magnani alcanzó en aquella oportunidad la cota de 8.050 m y se convirtió en el primer escalador argentino nativo que había superado los 8.000 m de altitud, récord que mantuvo hasta 1990.

Magnani, abogado de profesión y ex titular del Tribunal de Cuentas de la Provincia, pertenece a una camada importante de hombres y mujeres que en los años '50 y '60 encaraban el andinismo con gran pasión.

Su nombre está ligado al Club Andinista Mendoza (CAM) y unido a otros pioneros de las ascensiones, como Humberto Vasalla, el ya nombrado teniente 1º Ibáñez, Jorge Iñarra Iraegui, Alejandro Godoy, el dinamitero del Himalaya, Ulises Sila Vitale, Fernando Grajales (el pionero del trekking), y Juan Carlos Tretop, entre otros. Muy joven, trabajó en la sección Deportes de Los Andes.

Desde que subió El Plata en el '44, con 14 años, no paró; dos años después, con apenas 16, llegó a la cumbre del Aconcagua, y también fue el primero en el glaciar sur del Tupungato.

Además de completar rutas técnicas en el Tolosa y el Gemelos, exploró el Cordón del Portillo, escaló en San Juan, en la Puna y en la Patagonia. "Remontó pedreros y transitó glaciares con curiosidad insaciable, solo, con amigos o con expediciones oficiales", dijo de él Nicolás García, quien siguió de cerca su trayectoria.

En todos esos años de actividad recabó una amplia información, que quedó volcada en un amplio relevamiento de los Andes, desde Salta y Jujuy, hasta los confines patagónicos.

A su tesón y perseverancia se debe el texto original de la creación del Parque Provincial Aconcagua, presidiendo inclusive la comisión que asesoró a los funcionarios en el manejo de la reserva que recibe anualmente a 7.000 montañistas. Más tarde cumplió un papel parecido propiciando el nacimiento de otro escenario natural estratégico, el Parque Provincial Volcán Tupungato.

Hoy camaradas de ruta y familiares (su esposa Haydeé, sus tres hijas, y nietos) esparcirán sus cenizas en el cementerio de Puente del Inca.

Fuente: http://www.losandes.com.ar
Por: M.Marques
milton@mxb.com.br