terça-feira, 24 de agosto de 2010

Aznar se muestra «partidario» de cobrar por los recastes de montaña

El director general de la Agencia de Protección Civil, Luis Aznar, reconoció ayer que «sería partidario de buscar fórmulas para cobrar algún tipo de rescate» en las montañas de Castilla y León, ya que cuestan a la Administración autonómica «muchos cientos de miles de euros» y en ellos «se juegan la vida» los profesionales de los servicios de emergencia. El director general de la Agencia de Protección Civil consideró que el cobro sería una adecuada «fórmula de disuasión» y recomendó a los ciudadanos que «tomen las debidas precauciones» y no salgan «alegremente» a la montaña.

El pasado fin de semana, el Grupo de Montaña realizó ocho rescates y en los primeros seis meses del año atendió 59 incidentes y rescató a 41 personas. En ese mismo periodo del año murieron nueve montañeros, una cifra que Aznar calificó de «elevadísima».

Como en otras comunidades. La Agencia de Protección Civil e Interior de Castilla y León ya anunció el pasado mayo que estudiará las experiencias registradas hasta el momento en otras comunidades autónomas españolas a la hora de decidir la posibilidad «más adecuada» a la hora de cobrar una tasa en algunos rescates que se llevan a cabo, especialmente en aquellos casos en los que puede aludirse a una cierta «imprudencia» por parte de las víctimas. En cualquier caso, sería una tasa «disuasoria»», en ningún momento buscarían recaudar.

El 112 atiende más de un centenar de emergencias al día en la provincia

El Servicio de Emergencias de Castilla y León 112 hizo ayer balance de su trabajo durante los seis primeros meses del año en la comunidad, un primer semestre que en León se ha cerrado con una bajada tanto en el número de llamadas realizadas como en el número de incidentes atendidos por este servicio que ofrece la Consejería de Interior y Justicia de la Junta.

La provincia se alza con el segundo puesto en la lista de incidentes registrados por los teléfonos del 112 hasta el pasado 30 de junio. De esta forma, León alcanza la cifra de 23.658 emergencias atendidas, lo que supone casi el 17% del total de la comunidad y 111 incidentes registrados al día en la provincia. En el resto de la autonomía, Burgos es la única que se sitúa por delante al protagonizar hasta 28.649 incidencias; a ambas provincias le sigue Salamanca, con 21.341; Valladolid, con 21.007; Zamora, con 10.807; Segovia, con 6.645; Ávila, con 6.625; Palencia, con 6.066; y Soria, con 4.744.

Además, a estas cifras provincializadas hay que añadir los 10.762 incidentes que el Servicio de Emergencias de Castilla y León gestionó desde el pasado mes de enero en comunidades limítrofes al poner en práctica los acuerdos firmados por la Junta con las autonomías vecinas, donde el apartado sanitario cobra especial relevancia.

Sin embargo, la provincia pierde ese «liderato» en lo que a llamadas registradas se refiere. León se llevó el 15,2% del total de la comunidad -”904.876-”, lo que además plantea un descenso del 1,5 puntos respecto al año anterior. Aún así, esta cifra representa un total de 137.541 llamadas, unas 648 al día. Por delante de la provincia se sitúan Burgos -”21,9%-”, Salamanca -”18,1%-” y Valladolid, con el 17,8%. Por detrás se encuentran Zamora, con el 7,5% del total, Segovia -”6%-”, y Ávila, Palencia y Soria con el 5,9%, el 4,8% y el 2,8%, respectivamente.

La diferencia manifiesta entre incidentes y llamadas radica en que tan sólo un 15% de las comunicaciones que el 112 recibe corresponden a emergencias reales. Llamadas de información y bromas -”«cada vez menos», según el propio director general de la Agencia de Protección Civil-”, completan la cuenta hasta llegar casi al millón de llamadas atendidas en seis meses.

Además, tal y como el propio Luis Aznar apuntó, hay que añadir las «comunicaciones salientes», es decir, aquellas llamadas que el propio servicio realiza «para informar sobre el estado de un incidente, la gestión que se está llevando a cabo o los servicios que se han movilizado», aclaró Aznar. «Se trata de mantener al comunicante informado para mejorar la atención y la gestión del incidente».

El responsable de Protección Civil en Castilla y León calificó el primer semestre del año de «razonablemente bueno».

«Se han estabilizado las cifras de llamadas y de incidentes que se han registrado en las oficinas del 112 hasta ahora», aclaró Aznar. El motivo de la mejora alcanzada en cantidad y calidad de llamadas no es otro que la implantación, «cada vez mayor», del servicio del 112 en toda Castilla y León. Cada vez se conoce más el servicio y su utilidad, dejando de lado confusiones con otros teléfonos de atención públicos, como el 012, que provocaban un aumento cuantitativo de las consultas, pero entorpecían la labor natural del servicio.

Del mismo modo, las denominadas «llamadas malintencionadas» o bromas también disminuyeron considerablemente en los primeros seis meses de 2010, tal y como confirmó el propio Aznar en la rueda de prensa que ofreció ayer en Valladolid: «Antes registrábamos picos de llamadas cuando los chavales salían a los recreos».

Fuente: http://www.diariodeleon.es/noticias


Por: M.Marques
milton@mxb.com.br