quarta-feira, 26 de maio de 2010

La Generalitat catalana ha optado por no cobrar ningún rescate este año

Los rescates de personas en la provincia de Lleida se multiplicaron prácticamente por cinco en 2009, en comparación con las cifras del año anterior. Aún así, y a pesar de este espectacular aumento, el departamento de Interior aún no ha cobrado ninguna salvamento por negligencia, seis meses después de la entrada en vigor de la normativa.
Según datos de la Dirección General de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos de la Generalitat, en 2008 se llevaron a cabo 59 rescates en Lleida, una cifra que
aumentó hasta los 260 en 2009. Esto supone que se multiplicaron casi por cinco. La gran mayoría, 244, fueron rescates de montaña y de personas que se habían perdido. Trece fueron rescates en ríos, barrancos o lagos y el resto fueron rescatados en cuevas o pozos. Por comarcas, las del Pirineo se llevan la palma en número de rescates. Encabeza el ranking el Pallars Sobirà, con 61, seguido de la Vall d'Aran, con 57 y Alt Urgell, con 39.

Al margen de estas cifras, el significativo aumento de los rescates no se ha traducido en la detección de negligencias. Así lo confirman los datos más recientes de la Dirección General de Salvamentos. Los responsables afirmaron ayer que desde que el 1 de octubre de 2009, fecha en que entró en vigor la normativa que permite cobrar los rescates motivados por actitudes negligentes sobre la base de una ley que ya permitía hacerlo desde el 2005, todavía no se ha cobrado ninguna. Las mismas fuentes explicaron que todos los informes de los salvamentos llevados a cabo este invierno están cerrados.

Entre los rescates más destacables, hay que recordar el del excursionista de 61 años que encontraron sano y salvo al lago de Sant Maurici el 12 de febrero después de haber pasado la noche a 18 grados bajo cero con un saco de dormir y dentro de un agujero que hizo en la nieve a modo de iglú.

Fuente: http://www.nevasport.com/


Por: M.Marques
miltonmarques@meridies.com.ar