sábado, 13 de fevereiro de 2010

Fitz Roy - Chaltén 3445 m.

Su historia...
El explorador español Don Antonio Viedma, luego de fundar el puerto de San Julián, parte en 1872 a una misión donde se le había encargado el reconocimiento de las vías fluviales de la Patagonia. Sale desde la costa y se adentra en el continente. Guiado por los indios Tehuelches remonta el curso del río Chalia pasando por un lugar que estos llamaban Quesanexes (Piedra Clavada). Llega al gran lago que ahora lleva su nombre y se dirige hacia el noroeste, donde divisa la montaña. Viedma lo relata así: "En el fondo de la ensenada hay dos piedras con forma de torres, una más alta que la otra, cuyas puntas muy agudas sobrepasan en altura a todas sus vecinas y los indios les llaman Chaltén ", que en su lengua quiere decir montaña que humea (volcán), debido a las grandes nubes que lo rodean. Viedma hace referencia a una segunda montaña que pudo haber sido el Cerro Torre o la Aguja Poincenot.
En 1834 el bergantín "Beagle" transporta una expedición inglesa que tenía por objeto investigar las tierras patagónicas. Esta es comandada por Robert Fitz Roy quien junto a Charles Darwin (que realizaba un viaje destinado a avalar su teoría de la evolución de las especies), se interna con tres pequeños botes y 18 marineros en el río Santa Cruz. Su objetivo era llegar al actual lago Argentino, pero deben regresar después de 300 kilómetros, punto en el cual logran observar la montaña que luego llevaría su nombre.
Al perito Francisco Moreno se le encarga en 1877 la tarea de determinar los límites entre Argentina y Chile. Acompañaba a Moreno el subteniente Carlos Moyano. Ambos remontan el río Santa Cruz en una pequeña lancha y el 14 de febrero llegan a un gran lago al que bautizan con el nombre de Lago Argentino. Recorren la margen norte y con caballos llegan el 2 de febrero al lago Viedma. Luego se internan en el valle del Río de las Vueltas en donde quedan asombrados por la imagen dominante del cerro Chaltén. En este viaje Moreno rebautiza al Chaltén con el nombre de Volcán Fitz Roy en honor al gran almirante ingles, esto lo hace debido a que los indios Tehuelches también aplicaban este nombre a otras montañas. En 1884 Carlos Moyano luego de observar minuciosamente al Chaltén llega a la conclusión de que este no es un volcán, esto lo confirmaría en 1902 el geólogo Rodolfo Hautal.
La primer escalada en la zona data de 1916, cuando una expedición de la Sociedad Científica Alemana llega a la zona. Participaban en ella Lutz Witte, Frit Kuhn y Alfredo Kolliker. Con la idea de llegar hasta el Pacífico, se internan en el valle del río Túnel, atraviesan el 'Paso del Viento' y llegan al Hielo Continental. En esta expedición escalan el cerro Huemul el 23 de febrero.
El padre misionero Alberto María de Agostini, autor del libro Andes Patagónicos, fue uno de los grandes exploradores de los Andes Australes. Incursionó en la zona en varias oportunidades. Exploró el oeste del Lago Viedma, las cuencas hídricas del cerro Fitz Roy y realizó la primera ascensión a uno de los cerros más altos de la Patagonia, el San Lorenzo (3706m). En 1932 organizó una pequeña expedición junto con guías italianos, la cual en febrero, escalaría el Cerro Eléctrico.
Una expedición liderada por el Conde Aldo Bonacossa parte de Italia en 1937. Titta Gilberti, Leo Dubosc y Ettore Castiglioni, se dirigen por la vertiente este hacia la pared sur. Escalan un gran canalón y llegan hasta el característico neve de la pared sureste llamado Silla de los Franceses, donde deben regresar debido a las grandes dificultades que ofrecía la vertical pared sur. Este gran canalón es conocido hoy en día como Brecha de Los Italianos y es el primer obstáculo a superar para acceder a las vías más clásicas del cerro. Se conoce a este como el primer intento de escalar el cerro Fitz Roy.
  
En 1947 Juan Zechner oriundo de Austria y residente en Argentina explora la zona. Al año siguiente organiza la primera expedición Argentina. Junto con Mario Bertone y Nestor Gianolli en los meses de enero y febrero realizan una gran tarea de reconocimiento. Ingresan por el valle del Torre y se ubican en las cercanías de una pequeña caída de agua, lugar conocido ahora como Campamento Maestri. Prueban escalar la montaña por la pared suroeste, lo hacen por tres distintos canalones pero deben regresar debido al constante peligro que generaba la caída de grandes bloques de hielo. También se adentraron hacia el final del Filo del Hombre Sentado, buscando un acceso al valle del Río Eléctrico. En la misma expedición ingresan por este valle, y atravesando un glaciar lateral se encaminan hacia el Fitz Roy. Llegan a la base de la gran pared norte, pero debido al mal clima reinante y al fin de los días disponibles, regresan al campamento base en la estancia Madsen y dan por terminada su expedición.

Zechner regresa en enero 1949 con Roberto Matzi, Guzzi Lantschner y Rodolfo Dangli. Antes de trasladarse al valle del Cerro Torre se dirigen a la ruta intentada por el conde Bonacossa en 1936. Alcanzan el paso Superior donde observan la brecha de los Italianos y la vertical pared sudeste, considerando las altas dificultades se retiran. Luego se dirijen hacia el valle del Cerro Torre y se establecen en el campamento Maestri. Desde aquí buscarían un acceso a la escondida canaleta de la faz noroeste. Ingresan por el Glaciar Torre e intentan superar el Filo del Hombre Sentado. Sin éxito en esta tarea y con grandes ansias de exploración escalan el Cerro Polone y observando al cerro Fitz Roy divisan una gran canaleta que parte desde el glaciar hacia la cumbre que sería por la cual años después subirían J. L. Fonrouge y C. Comesaña.

Primera ascensión del cerro Fitz Roy

La primera ascensión fue realizada por una fuerte y organizada expedición francesa. Los detalles de esta los podemos encontrar en una de las grandes obras literarias de montaña "Asalto al Fitz Roy" de Louis Depasse 1953.
En 1951 la expedición toma forma y se realizan grandes preparativos. Por un lado en Francia, un grupo de amantes de la escalada libre y asiduos visitantes de Fontainebleau comienzan a organizarse. El equipo se conforma por Jacques Poincenot, Guido Magnone, Marc Azema, Rene Ferlet, Louis Lliboutry, Louis Depasse, George Strouve y Lionel Terray "La locomotora de los Alpes".
Por otro lado, en Argentina, el ingeniero francés Louis Depasse fue el encargado de realizar todos los trámites pertinentes y de conseguir la información y el apoyo necesario. Al grupo se uniría un enamorado del Aconcagua, el teniente Francisco Ibañez, cumpliendo la tarea de oficial de enlace.
En diciembre llega al puerto de Buenos Aires el resto de la expedición. Mantienen una amistosa reunión con el presidente de Argentina, el General Perón que les brinda todo su apoyo. Arriban a Santa Cruz y comienzan el último tramo hacia el Fitz Roy. Una vez en la zona se alojan en la estancia del pionero Andreas Madsen. Durante este viaje, Jacques Poincenot pierde la vida al cruzar el río Fitz Roy. En este suceso la historia escrita difiere de la que se transmite de boca en boca, que cuenta que Poincenot, encantado de una bella estanciera, habría caído en las manos de un furioso esposo. Sus compañeros bautizan con su nombre a la aguja que está a la izquierda del cerro Fitz Roy.
Luego de acampar en la estancia de Madsen, con la ayuda de sus caballos, llevan una gran cantidad de materiales e instalan el campamento base en "Río Blanco". Posteriormente comienzan la ardua tarea de hacer los transportes y armar los campamentos de altura. Instalan tres, el primero en el Paso Superior, el segundo en la base de la brecha y el tercero en La Silla. Durante la primer noche en el Paso Superior un temporal les destruye la carpa, dando cuenta del soberbio poder del viento patagónico. Con este acontecimiento notan la conveniencia de construir cuevas en el hielo. Mientras Azema y Terray construyen un iglú en La Silla, el viento se va haciendo notar. Para cuando terminan el trabajo, éste se comporta como un líquido que corre a toda velocidad y que al chocar contra la montaña produce truenos ensordecedores. Era tan fuerte que las cuerdas flotaban horizontalmente por lo que debieron lastrarlas con piedras para poder rapelar.
Finalmente el 22 de enero Terray y Magnone atacan por primera vez la pared. Con clavos y cuñas de madera (que todavía se pueden observar) escalan el primer largo, que corre por una difícil y vertical fisura. El fuerte viento los amedrenta y vuelven desilusionados, Terray diría "Solo hemos escalado 25 metros en una pared de 700..".
Después de varios días de descanso y de reponer energías, el 30 de enero se organiza la primer salida general con destino a la Silla. El amanecer alli se presentó con viento y nubes, recién a las 10 de la mañana el sol apareció tímidamente entre la niebla. Terray y Magnone aprovechan el día y escalan 120 metros que dejarían fijados para su próximo intento.
El primero de febrero comienza el ataque final. El alba es clara, una vez más arman y rearman sus mochilas tratando de lograr el menor peso posible. Parten a las 7hs. En cuatro horas suben los 120 metros que ya habían preparado. Luego la pared les opone todo tipo de obstáculos: grandes rocas sueltas, fisuras con hielo, techos, diedros, canaletas impracticables, etc. Pero poco a poco, merced a todo el esfuerzo y la valentía, logran avanzar tanto en artificial como en libre. Ascienden por rampas diagonales tratando siempre de buscar la menor dificultad. Por la tarde, llegan a una repisa situada a la derecha de un pequeño nevé de forma irregular denominado La Araña, en recuerdo a uno semejante en la pared norte del Eiger, en esta repisa pasarían la noche.
A continuación del vivac, se ponen nuevamente en acción, trepando por las lajas en dirección a La Araña y al filo sudeste. Repentinamente, el clima cambia, se aproximan las nubes y las dificultades no ceden, el cansancio se hace notar, y surge el miedo de quedar atrapados en la tormenta. Ante este panorama, Terray da por concluído el ascenso. Pero Magnone, más joven y audaz, presiente que la cumbre está cerca y que deben continuar. Luego de discutir, Terray le propone escalar dos horas más. Magnone debe aprovechar esta oportunidad o el Fitz se les irá de las manos. Escala metros y metros sin poner seguro alguno, atraviesa los obstáculos dando todo de sí mismo. Terray debe esforzarse para seguirle el ritmo, por lo que queda admirado y lo compara con su gran compañero Louis Lachenal "..Es digno de un Lachenal de los grandes días.." .
Una a una las dificultades van siendo supradas, y la cordada avanza en forma lenta pero contínua. Pronto se topan con una gran laja que es surcada por una larga fisura, la cual inevitablemente deberá ser franqueada para poder lograr la cumbre. Guido, el especialista de la escalada artificial, toma la delantera. Realiza varios intentos, observa su cinturón y se da cuenta de la falta de clavos, se lo comunica a Terray quien recuerda un as de corazón que utilizó para abrir una lata de sardinas durante el vivac. Guido prueba y por arte de magia el clavo está hecho a la medida. Después de este crucial momento, sobrepasan un pequeño resalte que los deposita en el filo terminal.
Entusiasmados suben velozmente los últimos 250 metros y a las 16:40hs se dan un gran abrazo en la cumbre, el Fitz Roy ha sido vencido. Luego dejan un mosquetón Cassin en un hueco eólico, preciado trofeo para los próximos escaladores, y en medio del temporal comienza el veloz pero metódico descenso.

 Terray y Magnone
Terray en su autobiografía "Los conquistadores de lo inservible" diría: "...Una gran ascensión es más que la suma de sus largos...". La lejanía del Fitz Roy, la imposibilidad de recibir ayuda, el mal clima, la nieve y los fuertes e incesantes vientos, harían que esta ascensión fuera la que más lo exigio tanto física como mentalmente.
  
Otras ascenciones:

 En el ambiente de los escaladores la primera y segunda ascensión de una montaña no son los únicos hechos significativos de esta sino que existen otros hechos importantes que despiertan el interés como por ejemplo: la primera ascensión solitaria, la primera invernal, la primera mujer etc..
Primeras en orden cronológico:
El 23 de enero de 1978 la sudafricana Romy Druschke se convierte en la primer mujer que asciende el cerro Fitz Roy lo hace junto con su esposo Eckhard Druschke y Jerry Linke por la vía Americana.
El 1 de enero de 1979 Renato Casarotto termina su ruta y con esta la primera ascensión en solitario.
El 27 de Julio de 1986 los argentinos Sebastián de la Cruz, Eduardo Brenner y Gabriel Ruiz escalan la Supercanaleta logrando la primera ascensión invernal.
En diciembre de 1985 el francés Ives Astier en doce horas escala en solitario la vía Americana.
El 16 de enero de 1986 el austríaco Tomás Bubendorfer escala en solitario la vía Americana en tan sólo siete horas y media.
En noviembre de 1987 Silvia Fitzpatrick es la primer mujer Argentina en subir al Fitz Roy. Escaló la vía Argentina junto con Eduardo Brenner.
El dos de febrero de 1988 se realiza el primer descenso en parapente, lo hicieron los alemanes Uwe Pasler, Mathias Pinn y Michel Pinn. Suben por la Supercanaleta y cerca de la cumbre realizan un vivac para esperar el buen tiempo, al otro día logran despegar y después de media hora de vuelo aterrizan en Piedra del Fraile.
El 8 de agosto de 1988 los italianos Paolo Grippa junto con Danilo Valsecchi y Dario Sprefacio realizan una ascensión invernal al cerro Fitz Roy por la vía Franco Argentina.
El 28 de agosto de 1990, el japonés Y. Yamanoi realiza la primera ascensión en solitario e invernal al cerro Fitz Roy por la vía Americana.
En el invierno de 1993 la neozelandesa Erika Beuzenberger y Gottlieb Elwart escalan el cerro Fitz Roy por la Supercanaleta y descienden por la vía Californiana, realizando la primera invernal femenina.
En febrero de 1994 Miyazaki Motohiko realiza la primer ascensión solitaria de la vía Franco Argentina.
Primeras 10 ascenciones
  • 01 - 2 de febrero de 1952. Guido Magnone y Lionel Terray, Vía Francesa
  • 02 - 16 de enero de 1965. José Luis Fonrouge y Carlos Comesaña, Supercanaleta
  • 03 - 20 de diciembre de 1968 Miembros de la expedición Californiana Vía Californiana
  • 04 - 11 de diciembre de 1972 Miembros de la expedición Inglesa Vía Inglesa
  • 05 - Enero de 1975 Ernst V. Allen, Paul V. Kanel y Hans P. Traschel Vía Californiana
  • 06 - 23 de febrero de 1976 Casimiro Ferrari y Vitorio Meles Vía Ragni
  • 07 - 9 de diciembre de 1976 Ruedi Homberger, Rene Mayor y Paul Mugli Vía Californiana
  • 08 - 28 de enero de 1977 Jean Afanassief y Mike Weiss Supercanaleta
  • 09 - 28 de febrero de 1977 Alan Burgess, Adrián Burgess y Dave Chesmond Vía Californiana
  • 10 - 1 de enero de 1978 Bruno de Dona, Guido Pagani y Pietro Perrod Vía Californiana
Fonte: www.climbinginpatagonia.freeservers.com/Fitz_Roy_historia.htm

Por: Milton Marques
Email: milton@mxb.com.br