quarta-feira, 23 de janeiro de 2013

Cuatro fallecidos por una avalancha en los Highlands escoceses

La zona de los Highlands de Escocia ha vivido la avalancha más mortífera de su historia. Un grupo de seis jóvenes fue alcanzados por el alud y cuatro de ellos perdieron la vida.

Fuente:Desnivel.com - Miércoles, 23 de Enero de 2013

Bidean nam Bian, en los Highlands (Escocia) (Simon McElroy / geograph.co.uk)

Las nevadas que en las últimas semanas han llegado abundantemente a Europa han provocado varias víctimas mortales en Suiza (un alemán en el Oberland) y en Italia (dos esquiadores en el Monte Pratello y otro en el Cadore), aunque el accidente más grave ha ocurrido en el Reino Unido, donde cuatro personas han perdido la vida por culpa de una avalancha en los Highlands escoceses.

Se ha tratado del alud más mortífero de la historia de Escocia y el más grave de todo el Reino Unido desde 1863, cuando ocho personas perdieron la vida en Lewes (Sussex). En este caso, el sábado 19 de enero, se vio afectado un grupo de seis montañeros de entre 24 y 29 años de edad en el Glen Coe. Los tres hombres y tres mujeres habían acudido al lugar para ascender el Bidean nam Bian (1.150 m), el pico más alto de la zona y un popular destino de alpinismo invernal. Según las fuentes, descendían de la cima occidental de esta montaña en dirección a Stob Coire nam Beith cuando hacia las dos de la tarde la avalancha se llevó por delante a cinco de ellos, arrastrándolos hasta el Church Door Buttress.

Dos alpinistas que se hallaban algo más abajo dieron la alerta al encontrar a una joven del grupo parcialmente sepultada en la nieve. El montañero ileso también colaboró con los equipos de rescate en las tareas por localizar a sus compañeros. Cuatro de ellos, dos hombres y dos mujeres, fueron dados por fallecidos, mientras que la otra mujer fue trasladada con heridas graves en la cabeza al hospital Belford.

Los equipos de Socorro alpino de Glencoe, que coordinaron la búsqueda de los supervivientes y el rescate de los cuerpos, terminaron dando con todos ellos, sepultados bajo casi dos metros de nieve y hielo. Según parece, el riesgo de avalancha emitido por el Scottish Avalanche Information Service era de un grado bastante moderado.

Por: M.Marques